Border

En Texas, inquilinos podrán quedarse aunque no paguen rentas

Para ser elegible para el programa de desvío, los inquilinos deben tener un juicio de desalojo iniciado y un ingreso familiar igual o inferior al 80 por ciento del ingreso medio en su área.

AUSTIN, Texas.- El programa estatal para ayudar a inquilinos a evitar el desalojo que expiraba el 27 de julio, se ha extendido hasta el 1 de octubre por una orden de emergencia de la Corte Suprema de Texas.

Durante el mes de septiembre del 2020, el gobernador Gregg Abbott anunció la creación del Programa de Desalojo de Texas y dijo que el estado usaría 171 millones de dólares en fondos federales de la Ley CARES para asistencia de alquiler y servicios legales para los texanos que enfrentan el desalojo por falta de pago de las rentas.

El programa originalmente incluía 19 condados antes de expandirse a todo el estado en febrero.

El programa ofrece hasta 15 meses de asistencia para el alquiler y los servicios públicos incluyendo luz y agua para los inquilinos.

Una vez que las partes acuerden en la Corte solicitar la asistencia estatal bajo el programa, los procedimientos de desalojo pueden demorarse hasta 60 días con la simple solicitud.

Si se aprueba la solicitud, el inquilino puede permanecer en su casa y el arrendador recibirá pagos por el alquiler atrasado y los cargos por pagos atrasados; en ese momento, el caso de desalojo se concluye sin perjuicio de inscripción de mora en el registro público.

Sin embargo, los propietarios pueden decidir en cualquier momento durante el período de 60 días reiniciar el proceso de desalojo.

Según una publicación del Texas Tribune, informó que, para ser elegible para el programa de desvío, los inquilinos deben tener un juicio de desalojo iniciado y un ingreso familiar igual o inferior al 80 por ciento del ingreso medio en su área.