Bloomberg

Demandan a TikTok tras la muerte de una niña de 10 años al realizar el ‘Blackout Challenge’

El reto consiste en que los participantes se ahoguen con artículos domésticos hasta perder el conocimiento durante unos segundos y luego capturan lo que sienten al recuperar la conciencia.

Tik Tok fue culpado en una demanda por la muerte de una niña de 10 años que supuestamente participó en un desafío en línea, en el que las personas se ahogan hasta perder el conocimiento.

Nylah Anderson, una niña que podía hablar tres idiomas, fue hallada inconsciente en su dormitorio en los suburbios de Filadelfia el 1 de diciembre, según una denuncia presentada el jueves en un tribunal federal. Pasó cinco días en una unidad de cuidados intensivos pediátricos antes de sucumbir a sus heridas.

La familia de Anderson acusó a la plataforma de redes sociales de comercializar un producto defectuoso y negligencia, y dijo en la demanda que el peligroso desafío “fue lanzado frente” a la niña por TikTok en su página “para ti”.

El “algoritmo determinó que el desafío del apagón mortal estaba bien diseñado y probablemente sería de interés para Nylah Anderson, de 10 años, y como resultado murió”, según la denuncia, que también nombra a la empresa matriz de TikTok, ByteDance Inc., como acusado.

TikTok no comenta sobre litigios en curso, dijo un portavoz de la compañía. En una declaración anterior emitida en respuesta a la muerte de Anderson, la compañía dijo que “este desafío inquietante, del que la gente parece enterarse de fuentes distintas a TikTok, es anterior a nuestra plataforma”.

TikTok se mantiene alerta en su compromiso con la seguridad del usuario y eliminaría cualquier contenido relacionado con el desafío del apagón de su aplicación, dijo el portavoz, y agregó “nuestras más profundas condolencias están con la familia por su trágica pérdida”.

El caso de TikTok se une a otros que acusan a las empresas de redes sociales de muerte por negligencia, incluido uno por un accidente automovilístico que mató a tres jóvenes que, supuestamente, usaban una función de velocímetro de Snapchat para grabarse conduciendo a más de 120 mph y otro que vincula el suicidio de un joven de 16 años con una adicción a Instagram.

Al menos otros cuatro niños han muerto mientras participaban en el desafío del apagón, según la demanda de los Anderson.

Los participantes se ahogan con artículos domésticos como cordones de zapatos o cables de alimentación, hasta que pierden el conocimiento durante unos segundos, y luego capturan la euforia eufórica que sienten al recuperar la conciencia.

La madre de Anderson, Tawainna Anderson, dijo en una conferencia de prensa en Filadelfia el jueves que desde la muerte de su hija había descubierto que Nylah no era la única víctima del desafío del apagón.

“Es hora de que estos peligrosos desafíos lleguen a su fin para que otras familias no experimenten el desamor que vivimos todos los días”, dijo.

El desafío del apagón apareció en otras aplicaciones de redes sociales, pero un análisis forense del teléfono móvil de Nylah Anderson mostró que TikTok estaba en uso en el momento del incidente, dijo Jeffrey Goodman, abogado de la familia de Saltz Mongeluzzi & Bendesky P.C.

TikTok, de propiedad china, fue la aplicación de redes sociales más descargada del mundo el año pasado, según Apptopia. Con solo seis años, la aplicación ya está creciendo más rápido que YouTube.

La aplicación explotó en popularidad durante la pandemia, con sus breves clips de baile y parodias de sincronización de labios entreteniendo a los adolescentes a un ritmo más alto que otras plataformas sociales. En 2020, TikTok vio aumentar sus descargas en un 75 por ciento, impulsado en parte por los desafíos de tendencias virales.

Los desafíos comenzaron como competencias de baile tontas, pero durante la pandemia se volvieron extraños y, en algunos casos, peligrosos.

Los jóvenes usuarios destrozaban los baños de las escuelas, escalaban pirámides de cajas de leche apiladas, se limaban los dientes y comían mazorcas de maíz sujetas a taladros eléctricos. Otras plataformas de redes sociales, incluidas Facebook, Instagram y Snapchat, se han enfrentado a preocupaciones similares con desafíos peligrosos que se propagan a través de sus redes.

“Los gigantes de las redes sociales como los acusados de TikTok han visto el salvaje oeste digital para manipular y controlar el comportamiento de los niños vulnerables para maximizar la atención dedicada a sus plataformas de redes sociales y así maximizar los ingresos y las ganancias, todo mientras eluden cualquier responsabilidad de seguridad”, según el pleito.

El caso es Anderson v. TikTok Inc., 22-cv-01849, Tribunal de Distrito de EE. UU., Distrito Este de Pensilvania.

También lee: