Bloomberg

¿Nave espacial de propulsión nuclear? NASA pide a Bezos que le ‘eche’ la mano

El gobierno de EU selecciona a la empresa Blue Origin y otras compañías para desarrollar naves espaciales que puedan viajar más rápido y más lejos... a Marte y más allá.

La NASA y el Departamento de Energía de Estados Unidos otorgaron tres contratos de 5 millones de dólares para producir conceptos de diseño de reactores que algún día podrían usarse. en Marte. La energía nuclear ha perdido popularidad en gran parte del mundo, pero el cielo es el límite cuando se trata del espacio.

El Gobierno estadounidense se basa en la experiencia de Blue Origin —la empresa espacial de Jeff Bezos—, General Electric Hitachi Nuclear Energy y otras empresas para desarrollar naves espaciales de propulsión nuclear que puedan viajar más rápido y más lejos —a Marte y más allá.

La NASA y el Departamento de Energía otorgaron los contratos para producir conceptos de diseño de reactores que podrían usarse para transportar personas y carga a Marte o impulsar misiones científicas a los confines del sistema solar, dijo la agencia espacial en un comunicado este martes.


Los contratistas de defensa Lockheed Martin y Aerojet Rocketdyne Holdings, así como el fabricante de drones General Atomics y BWX Technologies, que fabrica componentes y combustibles nucleares, se encuentran entre las empresas involucradas en la iniciativa.

“Estos contratos de diseño son un paso importante hacia hardware de reactor tangible que algún día podría impulsar nuevas misiones y descubrimientos emocionantes”, dijo Jim Reuter, administrador asociado de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, en el comunicado.

Los sistemas de propulsión nuclear son más eficientes que los cohetes de base química estándar, lo que significa que prometen más rapidez para misiones más ambiciosas y más profundas en el espacio, según la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio.

Mientras tanto, la energía nuclear produce ahora alrededor del 10 por ciento de la electricidad mundial, inferior al pico de 18 por ciento a mediados de la década de 1990.


Podría tomar varios años desarrollar la tecnología para viajes espaciales, que se enfrentan a obstáculos significativos. Si bien las plantas de energía nuclear se han utilizado durante décadas en submarinos y portaaviones, colocar una en un cohete explosivo presenta grandes riesgos.

La iniciativa espacial nuclear se produce en medio de un resurgimiento de la actividad extraplanetaria. El Gobierno de EU explora Marte y planifica la primera misión tripulada a la Luna en décadas. Mientras tanto, las empresas respaldadas por famosos multimillonarios se apresuran a comercializar el turismo espacial.

El domingo, Virgin Galactic Holdings completó un vuelo de prueba suborbital con el fundador Richard Branson a bordo. El fundador de Amazon, Jeff Bezos, planea volar al espacio la próxima semana en un cohete fabricado por Blue Origin.

General Electric Co. fabricó muchos de los reactores de las décadas de 1970 y 1980 cuya energía proviene de agua hirviendo y que siguen siendo el núcleo de la cartera nuclear de EE.UU. Más recientemente, la compañía se ha especializado en reactores más pequeños que no necesitan la misma infraestructura, a través de su asociación con Hitachi Ltd. El desarrollo y el interés en energía nuclear más grande ha disminuido en los últimos años debido al costo excesivo y a reacciones tras el accidente en Fukushima, Japón, en 2011.