Bloomberg

¿Quieres ganar dinero? Pasear perros es lo de hoy

Los dueños de mascotas utilizan cada vez más servicios como Wag y Rover a medida que sus vidas vuelven a la normalidad.

Una de las señales de que el control de COVID-19 sobre las vidas de los estadounidenses está disminuyendo es que los dueños de mascotas, incluidos los millones que adoptaron durante el último año, ahora pasan un poco menos de tiempo con sus animales. Como resultado, dos de las aplicaciones más populares para contratar paseadores de perros o cuidadores de mascotas dicen que están experimentando la mayor demanda desde que comenzó la pandemia hace un año.

El resurgimiento de los paseos de perros varía según la ciudad, y tiende a seguir la distribución de vacunas y el levantamiento de las restricciones para quedarse en casa. Wag Labs, con sede en San Francisco, reporta el mayor crecimiento en Florida y Texas, donde las reservas en cinco ciudades importantes aumentaron cada una alrededor del 50 por ciento de febrero a marzo. A Place for Rover, que se está preparando para cotizar en el Nasdaq en semanas, dice que las reservas brutas en toda la compañía están en su nivel más alto en un año.

Paula Lykins, una cuidadora de perros en San Francisco que encuentra a muchos de sus clientes a través de Rover, dice que su negocio comenzó a recuperarse a principios de marzo después de que San Francisco expandiera la elegibilidad para vacunas y reabriera gimnasios y restaurantes con capacidad limitada. La semana pasada, San Francisco comenzó a permitir la reapertura de oficinas.

Los estadounidenses adquirieron 47 millones de mascotas el año pasado, un cinco por ciento más que el año anterior, según VitusVet, que brinda servicios a los veterinarios. A medida que esos animales maduren, se espera que el negocio del cuidado de mascotas casi se triplique, a 275 mil millones de dólares, para 2030, escribieron analistas de Morgan Stanley.

El cuidado de mascotas era un asunto de baja tecnología hasta el surgimiento de Wag y Rover. Vision Fund de SoftBank Group. gastó 300 millones de dólares para adquirir una participación de casi el 50 por ciento en Wag en 2018, solo para vender las acciones con pérdidas a fines de 2019. Wag se negó a revelar sus cifras de ventas. Rover, con sede en Seattle, generó casi 100 millones de dólares en ingresos ese año, según las presentaciones de valores para su fusión con otra empresa.

Luego, el año pasado, cuando golpeó el coronavirus, los ingresos anuales de Rover se redujeron casi a la mitad, a 48 millones de dólares.

Rover proyecta que los ingresos se duplicarán, a 97 millones de dólares, este año y crecerán aún más en 2022, cuando espera ser rentable. Wag también anticipa un crecimiento continuo, dice Garrett Smallwood, su director ejecutivo de 30 años.

Los paseadores de perros están agradecidos de estar ocupados nuevamente, pero tienen que esforzarse más para deshacerse de los malos hábitos. Samantha Dopp, una cuidadora de perros en Dallas, dijo que cuatro quintas partes de sus alumnos de perros más jóvenes carecen del entrenamiento adecuado, como responder a órdenes simples. Su negocio comenzó a acelerarse en enero, cuando Texas tomó medidas para reabrir. Dopp está en camino de ganar alrededor de 900 dólares este mes, más del doble de su punto más bajo del verano pasado.

Trabajar con tantos perros jóvenes y desentrenados ha cambiado la dinámica de una caminata, dice Dopp. Se encuentra manteniéndose a una distancia aún mayor de la gente que en el punto álgido de la pandemia, cuando la razón principal para mantener su propio espacio era el protocolo COVID. “Trataré de evitar a la gente”, dice. “Es un poco irónico”.

Sarah McBride

Este texto es parte del especial de la revista Bloomberg Businessweek México de ‘¡El show ya no está aquí’. Consulta aquí la edición fast de este número.