Transporte y Movilidad

Invierten transportistas en blindaje

Ante el incremento de robo y delitos al autotransporte de carga blindan sus camiones para proteger a sus operadores y disminuir pérdidas.

“El blindaje de vehículos pesados se incrementó 1.9 por ciento en el primer trimestre del año en comparación con 2020”, aseguró Hugo Nieto, presidente de la Comisión de Blindaje Táctico del Consejo Nacional de la Industria de la Balística.

El crecimiento, explicó Hugo Nieto, ha sido por incremento de robos y delitos hacia el autotransporte y a que los transportistas reconocen que pueden hacer más cargas con más seguridad, sin perder a sus operadores.

De acuerdo con las cifras que compartió, Hugo Nieto, en el primer trimestre de este año se registraron 3,003 robos, siendo Veracruz el estado con mayor incidencia, seguido del Estado de México, Puebla, Querétaro, Jalisco, San Luis Potosí Hidalgo, entre otros y en ciudades como Guanajuato, Guadalajara.

Incluso, el presidente de la Comisión de Blindaje, dijo que existen dos marcas de camiones más deseadas por la delincuencia, por lo que es importante que los transportistas protejan sus unidades, pero sobre todo a sus operadores, pues las vidas humanas son irremplazables.

“Para el negocio del transporte blindar un camión de carga puede resultar una inversión rentable tanto para disminuir costos de las pólizas de seguros hasta en un 15 por ciento y reducir al 100 por ciento el número de incidentes”, señaló.

Materiales más resistentes

Ahora, la industria del blindaje ha desarrollado materiales balísticos que ahora son más ligeros y con menos espesor para mejorar el desempeño de las unidades, pero sin perder su efectividad de protección.

“Hoy por hoy, los transportistas piensan que les va a quitar capacidad y movilidad en carga, pero, por ejemplo, el espesor de los cristales se ha disminuido de 6 a 3 milímetros lo que reduce el 50% del peso; las placas de acero balístico se tienen placas de menor grosos y peso, las aramidas también tienen innovaciones apara nivel 5 y son mucho más ligeras”.

El blindaje de un camión puede ir desde un nivel 3 hasta nivel 5 y para determinarlo se analiza junto con el cliente las rutas donde operan las unidades, el tipo de carga a mover y el tipo de unidad, ya que no es lo mismo un blindaje para las zonas urbanas que para circular por el sistema carretero del país.

Por ejemplo, para las ciudades puede aplicar un blindaje nivel 3 que funciona para la violencia urbana, asalto a mano armada e intento de secuestro exprés; el nivel 4 cubre lo anterior más secuestro y el nivel 5 protege al vehículo y al operador en todo lo anterior, más terrorismo, por lo cual funciona para circular en las rutas de mayor riesgo como pueden ser Veracruz y Puebla.

También se analiza el tipo de carga, ya que productos como los telefónicos, electrónicos, ropa, cosméticos, perfumes, entre otros, son mercancías de mayor valor para el mercado negro, por lo que las grandes marcas deciden invertir cajas o remolques blindados para proteger sus productos.

Con estos nuevos materiales más ligeros y con menos espesor las unidades blindadas no pierden desempeño. El blindar las unidades es rentable ya que el consumo de combustible puede ser mínimo; por ejemplo, si un vehículo tenía un rendimiento de 15 litros por kilómetro con un blindado podría tener 13 litros por kilómetro, no hay gran desgaste de los frenos, ni de la unidad.

Sin embargo, Hugo Nieto aseguró que el punto clave del blindaje es la preparación de los operadores para enfrentar estas situaciones, ya que sin una capacitación ningún blindaje los puede proteger, por ello se les familiariza con los procesos de blindaje, materiales, pruebas de resistencia y manejo de crisis y de las unidades, que pueden y no deben hacer mientras conduzcan.

“La vida humana no tiene precio y el personal debe estar capacitado para reaccionar en caso de enfrentarse a la delincuencia y no entrar en crisis, así como estar conscientes de que están protegidos y nunca deben abrir la puerta”, puntualizó Hugo Nieto.