Tokio 2020

Nuria Diosdado y Joana Jiménez: las ‘maniáticas’ que buscan llegar al Olimpo en Tokio 2020

El binomio buscará en estos Juegos Olímpicos darle el mejor resultado de la historia a México en natación artística.

Marzo de 2021. Nuria Diosdado y Joana Jiménez, la dupla que representará a México en natación artística durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, se preparan para una exhibición en el Festival Jalisciense de dicha disciplina.

Días antes de su demostración en suelo tapatío, el binomio observa a las competidoras que tendrán en la justa olímpica veraniega. Ambas se inquietan. Se sincronizan. Se preocupan: creen que su rutina, aquella que han entrenado día tras día durante más de un año, no es suficiente para vencer a las representantes de Canadá -que les arrebataron el oro en los Juegos Panamericanos de Lima, en 2019-, China, Inglaterra, Sudáfrica, Egipto, Grecia y, por supuesto, Japón.

No lo piensan dos veces y deciden cambiar tanto la canción como los movimientos que presentarán en la competencia internacional. La melodía seleccionada resulta ser “Maniac”, creada por Michael Sembello en 1982.

Esta canción, que cuenta con una introducción y un ritmo conocido universalmente, empata con lo que el dúo busca generar en la competencia: fuerza, jerarquía, poder, elegancia y seguridad.

La letra, por su parte, describe la pasión que la pareja siempre ha tenido por esta disciplina, que puede consagrarlas en el Olimpo del deporte mundial.

Cuando la bailarina se convierte en la danza

Tanto Diosdado como Jiménez se interesaron por este deporte a temprana edad. En el caso de Nuria, inició a los dos años con clases de nado; sin embargo, cuando tenía cinco supo que la natación artística era lo suyo. Se enamoró, principalmente, de la fusión que existe entre dos de sus principales aficiones: la música y el agua.

El caso de Joana no es diferente: empezó con deportes acuáticos desde su infancia debido a que para su madre era importante que supiera nadar. Una vez logrado ese objetivo tuvo una temporada en atletismo, pero regresó a la piscina por el orden, ritmo y belleza que demanda la disciplina.

Trabajas toda tu vida por ese momento: puede venir hacia ti o pasar sobre ti

La meta para Diosdado y Jiménez es clara: posicionarse entre las mejores ocho duplas de la competencia.

Hasta el momento, el mejor resultado para México en natación sincronizada lo lograron Érika y Lilian Leal en Sydney 2000. Quedaron en noveno lugar.

Al respecto, Nuria busca aprovechar la experiencia que acumuló en Londres 2012 y Río 2016, certámenes en los cuales se ubicó, respectivamente, en los peldaños 18 y 11 junto a Karem Achach e Isabel Delgado.

Lo cierto es que el dúo mexicano cuenta, por una parte, con la experiencia, seguridad y calma de Nuria -que disputará sus últimos Juegos Olímpicos-, mientras que Joana otorga la energía y adrenalina de una deportista que estará en su primer certamen olímpico.

Además, su cuarto lugar en la Serie Mundial de Natación, obtenido en junio pasado, le otorgó confianza a las representantes nacionales.

Ella es una maníaca en la pista y baila como nunca antes lo había hecho

Ambas nadadoras saben que su vida no termina en Tokio. Diosdado, licenciada en Administración de Negocios y maestra en Imagen Pública y Marketing, busca realizar un proyecto que ayude a los deportistas a manejar todo lo relacionado a sus relaciones públicas durante y después de su carrera profesional.

La ganadora de 13 medallas de oro en Juegos Centroamericanos -de las cuales le despojaron las seis que ganó en 2010 por dopaje- y de cuatro preseas plateadas en Juegos Panamericanos está segura de que estos Juegos Olímpicos son diferentes por la nula presencia del público en las competencias.

Por su parte, Jiménez busca continuar su carrera como deportista profesional y profundizar sus conocimientos en Psicología, materia de la que estudió licenciatura, maestría y un diplomado.

No hay vuelta atrás para el binomio, que iniciará sus actividades el 2 de agosto, con la rutina libre preliminar, y continuará el 3 y 4 de ese mes con la rutina técnica y la final de la rutina libre, respectivamente.

Al ritmo de “Maniac”, Diosdado y Jiménez quieren sentar un precedente para las futuras generaciones de deportistas mexicanos. Una vez dentro del agua, la inmortalidad olímpica depende de ellas.