Tech

Microsoft compra Activision Blizzard: Se quedará con Call of Duty y World of Warcraft

El acuerdo es por 68.7 mil millones de dólares y permitirá a Microsoft a expandir sus propias ofertas para la consola Xbox y competir mejor con la PlayStation de su rival Sony Corp.

Microsoft anunció la compra de Activision Blizzard a través de un acuerdo de 68.7 mil millones de dólares, uniendo dos de las fuerzas más grandes en videojuegos para crear la tercera compañía de juegos más grande del mundo.

En la compra más grande de su historia, Microsoft pagará 95 dólares por acción en efectivo por uno de los editores de juegos más legendarios, conocido por títulos como Call of Duty y World of Warcraft, pero que también está lidiando con una agitación cultural por su trato a las mujeres.

El director ejecutivo de Activision, Bobby Kotick, continuará desempeñando ese cargo, dijo Microsoft. Una vez que se cierre el trato, el negocio de Activision Blizzard informará a Phil Spencer, quien dirige Microsoft Gaming. El valor de la oferta incluye el efectivo neto de Activision.

Agregar el grupo de títulos populares de Activision ayudará a Microsoft a expandir sus propias ofertas para la consola Xbox y competir mejor con la PlayStation de su rival Sony Corp. Activision tiene una larga historia con Xbox. La franquicia más grande de la editorial, Call of Duty, tuvo éxito en gran parte gracias a la plataforma en línea Xbox Live de Microsoft, que permite a los jugadores conectarse para partidas multijugador. La mayoría de los juegos de Activision se publican en consolas Xbox.

“La adquisición de Activision ayudará a impulsar los esfuerzos de juego más amplios de Microsoft y, en última instancia, su paso al metaverso con el juego como la primera pieza de monetización del metaverso”, escribió Dan Ives, analista de Wedbush Securities, en una nota a los inversores.

“Con las acciones de Activision bajo una fuerte presión (problemas relacionados con el director ejecutivo/sobrecarga) en los últimos meses, Microsoft vio esto como una ventana de oportunidad para adquirir un activo único que puede impulsar su estrategia de consumo”.

Las acciones de Microsoft cayeron alrededor de un 1.3 por ciento en las primeras operaciones tras la noticia. La oferta es una prima del 45 por ciento sobre el precio de cierre de Activision el viernes. Sin embargo, es una ganga en comparación con el desempeño de las acciones en la primera mitad del año pasado, antes de que una demanda por prejuicio sexual presentada por una agencia estatal de California en julio hundiera a la compañía en una crisis.

Las acciones alcanzaron un máximo de más de 100 dólares cada una en febrero y luego perdieron casi la mitad de su valor a finales de año.

El escándalo ha afectado a una empresa que ya lucha por adaptarse al final del auge de los videojuegos alimentado por una pandemia. En noviembre, Activision retrasó dos de sus juegos más esperados y dio un pronóstico de ventas para el cuarto trimestre que estuvo por debajo de las expectativas de Wall Street. Kotick, quien ha dirigido la compañía durante tres décadas, ha sido presionado por los empleados para que renuncie a raíz de las demandas en curso y las denuncias reportadas en el Wall Street Journal que lo relacionan con informes de maltrato a mujeres y sugieren que estaba al tanto de años de conducta sexual inapropiada, incluida violación, en la empresa, pero no lo denunció a la junta. Kotick se disculpó y se comprometió a hacer cambios.

Spencer dijo en noviembre pasado que Microsoft estaba reevaluando su relación con Activision y haciendo “ajustes proactivos” a raíz del informe del Wall Street Journal.

“También reconocemos que después del cierre, tendremos mucho trabajo por hacer para continuar construyendo una cultura en la que todos puedan hacer su mejor trabajo”, dijo el director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, en una llamada con inversionistas.

Fundada en 1979, Activision es el hogar de algunas de las franquicias de juegos más populares del mundo, incluidos Candy Crush, Guitar Hero, Skylanders, Destiny, Crash Bandicoot y los títulos de skateboard de Tony Hawk. Su franquicia Call of Duty es particularmente notable por su atractivo duradero, las ventas de la semana de apertura y, cada vez más, su alcance en Asia.

La edición móvil del juego se lanzó en China en diciembre de 2020 y alcanzó rápidamente la cima de las listas de descargas. Atrajo a decenas de millones de nuevos fanáticos, “con una inversión de jugadores en el primer trimestre a la par con el resto del mundo combinado”, dijo la compañía en mayo.

La franquicia es posiblemente el negocio más importante de Activision Blizzard. En 2020, el segmento de Activision de la compañía, casi todo Call of Duty, representó el 55 por ciento de las ganancias operativas de la compañía.

Pero algunos de los juegos de Activision no capturan el espíritu de la época como lo hacían antes. En 2021, los analistas de Baird publicaron un informe que reveló que las búsquedas de Call of Duty y World of Warcraft se redujeron notablemente con respecto al año anterior, cayendo un 32 y un 44 por ciento respectivamente.

Microsoft planea seguir haciendo algunos de los juegos de Activision para las consolas PlayStation, pero también mantendrá algunos contenidos exclusivos para Xbox, dijo una persona familiarizada con el pensamiento de la compañía.

Microsoft ha realizado varias adquisiciones recientemente para reforzar su lista de estudios de juegos. En 2020, acordó adquirir ZeniMax Media sede de The Elder Scrolls y la editorial de Doom, Bethesda Softworks, por 7500 millones de dólares. En ese momento, esta fue la mayor compra de videojuegos de Microsoft. Microsoft dijo que el acuerdo con Activision lo catapultará al tercer lugar en la industria, detrás de Tencent Holdings Ltd. de China y Sony de Japón.

Lo que impulsa la ambición de Microsoft es su servicio de suscripción Game Pass, que brinda a los miembros acceso a todos sus juegos propios, los de los estudios que posee, sin cargo adicional y el día de su lanzamiento comercial. Recientemente, agregó títulos de otros editores, como Electronic Arts Inc., pero ser propietario de los desarrolladores subyacentes le da a Microsoft la libertad de mantener los títulos más populares de las plataformas competidoras, como PlayStation.

Goldman Sachs Group Inc. y Simpson Thacher & Bartlett LLP asesoraron a Microsoft, mientras que Allen & Company LLC y Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom LLP trabajaron con Activision.