Tech

‘Trancazo’ para Apple donde ‘más le duele’: el cobro en su tienda de aplicaciones

Una jueza ordenó que la empresa debe permitir que los desarrolladores dirijan a los consumidores hacia métodos de pago externos.

Un tribunal de Estados Unidos ordenó este viernes que Apple debe permitir que los desarrolladores dirijan a los consumidores hacia métodos de pago externos para aplicaciones móviles. El fallo es un fuerte golpe para el fabricante del iPhone.

Una jueza federal concedió un requerimiento solicitado por Epic Games y también ordenó al creador de juegos que pague daños y perjuicios a Apple por incumplimiento de contrato.

La orden judicial podría reducir la rentabilidad de la App Store: según analistas, la App Store recauda más de 20 mil millones al año con un margen de ganancia superior a 75 por ciento.


La decisión es un revés significativo para la empresa más valiosa del mundo, mientras enfrenta un creciente escrutinio antimonopolio por parte de legisladores y reguladores globales. Se espera que Apple apele, preparando el escenario para que la contienda continúe durante al menos otro año y posiblemente llegue hasta la Corte Suprema de Estados Unidos.

Apple ha hecho recientemente algunas concesiones modestas en medio de críticas a su dominio del mercado, como permitir a desarrolladores de aplicaciones de medios como Netflix vincular desde su App Store hacia sitios web externos para los pagos de los usuarios y hacer que sea más fácil para los desarrolladores promocionar planes de tarifas alternativos y formas de pago, sin que Apple reciba su tajada.

Aun así, el fallo de la jueza Yvonne González Rogers es una advertencia para la empresa con sede en Cupertino, California, a medida que legisladores y reguladores evalúan el rol que tiene Apple como guardián de la economía digital. También podría abrir las compuertas a demandas posteriores en busca de millones de dólares en daños.

La evidencia obtenida para este caso muestra el poder de la tecnología y ayudará en el caso más amplio contra Apple y otros gigantes tecnológicos como Alphabet Inc., Amazon.com Inc. y Facebook Inc.

Epic demandó a Apple en agosto de 2020, después de que el fabricante de iPhone eliminó el juego Fortnite de su App Store porque la compañía de juegos creó una solución alternativa para evitar la tarifa de 30 por ciento sobre las compras de los clientes dentro de la aplicación. Epic no buscaba una indemnización monetaria, sino una orden judicial para detener lo que calificó de “restricciones ilegales” de Apple sobre la competencia.

Epic, que recibió más de 5 mil millones de dólares por Fortnite el año pasado, también presentó quejas contra Apple en la Unión Europea, el Reino Unido y Australia, y el fabricante de juegos está demandando a Google de Alphabet por su tienda Google Play.

El juicio contó con el testimonio del director ejecutivo de Apple, Tim Cook, y un puñado de altos ejecutivos de Apple, y Tim Sweeney, fundador y director ejecutivo de Epic.

Epic argumentó en el juicio que Apple ejerce control sobre el mercado de distribución vía aplicaciones móviles en iPad y iPhones para lucrarse a partir de las comisiones sobre los pagos realizados por bienes virtuales dentro de las aplicaciones. Apple negó haber abusado de su poder y sostuvo que compite en un mercado de transacciones de juegos digitales que ocurren en numerosos dispositivos, incluidas las consolas de videojuegos.

Corea del Sur se convirtió en el primer país en obligar a Apple y Google a abrir sus tiendas de aplicaciones a otros sistemas de pago, sentando un precedente potencialmente radical para sus lucrativas operaciones en otras partes del mundo. La medida aprobada por la Asamblea Nacional el 31 de agosto prohibirá que los operadores de tiendas de aplicaciones obliguen a los desarrolladores a usar sus sistemas de pago en línea y, en cambio, permitirá a los usuarios pagar a través de una variedad de métodos.

Mientras tanto, el Congreso de EU está considerando una legislación que frenaría la capacidad de Apple y Google para establecer las reglas que gobiernan sus mercados. Los proyectos de ley con apoyo bipartidista presentados en agosto aprobarían mucho de lo que Epic pidió en su demanda contra Apple.