Salud

De terror… el ébola puede esconderse durante años en los humanos

Acorde con Nature, algunos investigadores estiman que el virus permaneció en el cuerpo de los pacientes infectados años antes y se reactivó en este 2021.

Las personas sobrevivientes al virus del Ébola podrían recaer y desencadenar nuevos brotes al menos cinco años después de la primera infección, así lo informó la revista Nature.

Acorde con el estudio titulado Ebola virus can lie low and reactivate after years in human survivors’, existe la posibilidad de que se desaten nuevas pandemias del Ébola, inclusive después de que las personas fueron infectadas años atrás.

“Demostramos claramente que, incluso después de casi cinco años, podrían surgir nuevas epidemias a través de la transmisión de humanos infectado durante la epidemia anterior”, se lee en el estudio publicado en Nature.


Los autores de dicho estudio llegaron a esta hipótesis tras analizar varias muestras del virus tomadas de 12 pacientes infectados durante la última epidemia en febrero del 2021, cuando reportaron un resurgimiento del Ébola en Guinea.

En el estudio de Nature se señala que la epidemia de este 2021 se pudo contener a tiempo con lo que solo se reportó un saldo de seis muertos, una cifra muy baja para ser un virus relativamente ‘poco contagioso’, pero extremadamente mortal.

La epidemia de años atrás fue mucho más mortal, ya que provocó el deceso de 11 mil personas entre el 2013 y 2016 en Guinea y países vecinos.

Acorde con el artículo, científicos de tres laboratorios que investigaron los virus que originaron la epidemia de 2021, realizaron un retrato detallado a partir de su genoma y descartaron la posibilidad de que se tratase de un virus transmitido por animales a humanos, como se tenía sospecha.


Dicho lo anterior, los autores estiman que el virus permaneció en el cuerpo de los pacientes infectados años antes y se reactivó, con lo que se desencadenó una nueva epidemia.

Pese a que no se tienen datos 100 por ciento certeros, los investigadores señalaron que lo llamativo del estudio es la posibilidad de que una persona pueda ser portador del virus por tanto tiempo.

Ahora los esfuerzos podrían enfocarse en rastrear a las personas sobrevivientes de la primera epidemia para hacerles un seguimiento y evitar un nuevo brote en un futuro.