Salud

¿Por qué el COVID-19 siempre estará con nosotros, incluso con las vacunas?

Hasta ahora solo una enfermedad humana ha sido erradicada y aún nos queda mucho camino por recorrer para controlar la pandemia de COVID.

El camino para eliminar el COVID-19 es largo y está lleno de incertidumbre. Muchos países cuentan con vacunas para desarrollar suficiente inmunidad en sus poblaciones para que el SARS-CoV-2 no pueda encontrar personas susceptibles a infectar, lo que hace que la transmisión del coronavirus se ralentice y finalmente se detenga. Pero incluso con el lanzamiento de vacunas altamente efectivas, es posible que la cobertura de inmunización no alcance ese nivel, el llamado umbral de inmunidad colectiva, en el corto plazo. Por un lado, no se sabe qué nivel de inmunidad se requiere. También existe la amenaza de variantes emergentes de coronavirus que pueden debilitar la eficacia de las inmunizaciones.

1. ¿Se puede erradicar el COVID-19?

No. Hasta ahora, solo una enfermedad humana, la viruela, ha sido oficialmente erradicada; es decir, reducido a cero casos y mantenido a largo plazo sin medidas de intervención continua. La viruela fue erradicada gracias a una vacuna altamente eficaz y al hecho de que los humanos son los únicos mamíferos que son naturalmente susceptibles a la infección con el virus de la variola que causa la enfermedad desfigurante, a veces mortal. Los seres humanos son el único reservorio conocido del virus de la poliomielitis, pero aún se propaga en algunos países y causa una enfermedad paralizante, a pesar del uso generalizado de inmunizaciones efectivas y un esfuerzo de erradicación mundial de 32 años. Se cree que el SARS-CoV-2 existe en la naturaleza en los murciélagos, y se sabe que infecta a visones, gatos, gorilas y otros animales. Eliminar el virus requeriría desterrarlo de todas las especies susceptibles, lo cual no es factible. En países que han suprimido con éxito los casos de COVID-19, en su lugar se ha propuesto la eliminación de la enfermedad.

2. ¿Qué es la eliminación?

Es cuando los esfuerzos para reprimir un brote han dado como resultado cero nuevos casos de una enfermedad o infección en un área definida durante un período prolongado. No hay una definición oficial de cuánto tiempo debería ser. Una propuesta es que sea de 28 días, lo que corresponde al doble de tiempo que el rango externo del período de incubación del SARS-CoV-2, el tiempo entre la infección y la aparición de los síntomas. Algunos países, como Nueva Zelanda, han logrado cero casos nuevos durante períodos prolongados mediante el uso de cierres fronterizos, bloqueos y detección y aislamiento diligentes de casos. Pero como ha demostrado ese país, mantener la eliminación a nivel nacional de cualquier enfermedad infecciosa es un desafío, si no imposible, debido a la amenaza de que el virus vuelva a ingresar al país por parte de viajeros infectados.


3. ¿Las vacunas eliminarán el COVID-19?

Es difícil de decir. No se sabe qué proporción de la población necesita tener inmunidad para detener la circulación del coronavirus, o si incluso las vacunas más potentes podrán evitar que se propague. Un estudio estimó que para detener la transmisión, del 55 por ciento al 82 por ciento de la población necesitaría tener inmunidad, lo que se puede lograr recuperándose de una infección o mediante la vacunación. Sin embargo, la inmunidad colectiva no se logró en Manaos, la capital del estado de Amazonas en Brasil, incluso después de que se estima que el 76 por ciento de la población había sido infectada. Eso es porque muchas personas se volvieron a infectar con una nueva variante que evadieron los anticuerpos que detienen el virus generados en respuesta a su infección inicial por SARS-CoV-2. Aún así, hay razones para creer que las inoculaciones masivas tendrán un efecto más poderoso porque las vacunas parecen generar una protección más fuerte, más amplia y más duradera que una infección previa.

4. ¿Qué tan efectivas serán las vacunas?

Existe buena evidencia en el mundo real en Israel, Reino Unido, Estados Unidos y Qatar de que las vacunas serán altamente efectivas para evitar que los receptores desarrollen un caso grave de COVID-19, incluso de una infección de preocupación causada por una variante llamada SARS-CoV-2. El análisis observacional en Israel, el primer país en reportar datos nacionales sobre la vacuna Pfizer-BioNTech, mostró que dos dosis proporcionaron más de 95 por ciento de protección contra la infección por coronavirus, la hospitalización y la muerte, incluso entre los ancianos, en un momento en que la variante B.1.1.7 era la cepa dominante. Por otra parte, los investigadores encontraron que las personas vacunadas que dieron positivo al SARS-CoV-2 tenían una carga viral más baja, probablemente haciéndolas menos infecciosas y menos propensas a sufrir una enfermedad grave. La cantidad de virus infecciosos que las personas “eliminan” o emiten en partículas respiratorias es un indicador de su propensión a propagarlo.

5. ¿Eso es alentador?

Sí, porque el estándar de oro en vacunología es detener las infecciones y las enfermedades, proporcionando la denominada inmunidad esterilizante. Pero no siempre se logra. La vacuna contra el sarampión, por ejemplo, previene la infección para que las personas vacunadas no propaguen el virus, mientras que la vacuna contra la tos ferina hace un buen trabajo protegiendo contra enfermedades graves, pero es menos eficaz para detener nuevas infecciones. Es alentador que el análisis inicial sugiere que algunas vacunas evitarán la propagación. En Israel, la eficacia de la vacuna Pfizer-BioNTech para prevenir la infección asintomática se estimó en 91.5 por ciento, con un efecto protector que varía del 85.9 por ciento en las personas mayores de 65 años al 92.8 por ciento en los vacunados de 16 a 44 años. Aunque se necesitan más estudios para determinar hasta qué punto la inmunización evita que las personas desarrollen infecciones asintomáticas y transmitan el virus a otras personas, la experiencia israelí sugiere que una alta cobertura de vacunas podría proporcionar un camino sostenible hacia la reanudación de la actividad normal.

6. ¿Cómo influyen las variantes del virus?

Cuanto más circula el SARS-CoV-2, más oportunidades tiene el virus de mutar de manera que mejore su capacidad de propagarse y permanecer más tiempo y de evadir la inmunidad de la infección natural y la vacunación. La presión sobre el virus para seleccionar variantes que aún pueden transmitir a pesar de la inmunidad a la infección natural o la vacunación y causar una infección leve probablemente será una característica de la pandemia de coronavirus en los años venideros, dijeron investigadores en Sudáfrica. Eso hará que detener la transmisión sea aún más desafiante. En los últimos meses, las variantes más infecciosas notificadas por primera vez en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, donde las epidemias de COVID-19 han sido particularmente graves, han proliferado y se han extendido internacionalmente, causando una preocupación creciente. Los científicos dicen que las vacunas deberían funcionar para detener enfermedades graves en la gran mayoría de los casos, pero algunas vacunas pueden ser menos efectivas para proteger contra infecciones leves causadas por al menos una variante. Los investigadores han advertido que es posible que las vacunas deban actualizarse periódicamente para mantener su eficacia, y varios fabricantes de vacunas han comenzado a probar nuevas versiones.y dosis de refuerzo.


7. ¿Las vacunas COVID-19 podrán prevenir la infección para frenar los casos?

Las vacunas no tienen que ser perfectas para tener un beneficio para la salud pública. La vacunóloga neozelandesa Helen Petousis-Harris señala al rotavirus y la varicela como ejemplos de enfermedades que han sido “virtualmente eliminadas usando vacunas que son muy buenas para prevenir enfermedades graves, bastante buenas para prevenir cualquier enfermedad, pero que no previenen completamente la infección en todos”. Dado que el SARS-CoV-2 se propaga a través de las partículas respiratorias de la garganta y la nariz de una persona infectada, una vacuna que reduce la cantidad de virus en el tracto respiratorio o la frecuencia con la que una persona infectada tose puede disminuir la probabilidad de que se transmita a otras personas y reducir el número de reproducción efectiva (Re), que es el número medio de nuevas infecciones que se estima que se derivan de un solo caso. Mike Ryan, director de la Organización Mundial de la Salud del programa de emergencias, dijo a los periodistas el 25 de enero que, en lugar de centrarse en eliminar el SARS-CoV-2, el éxito debería verse como “reducir la capacidad de este virus para matar, llevar a la gente al hospital, destruir nuestras vidas económicas y sociales”.

8. ¿Qué pasa si no se elimina el COVID-19?

David Heymann, presidente del Grupo Asesor Técnico y Estratégico de la OMS para Riesgos Infecciosos, advirtió a fines de 2020 que “parece que el destino del SARS-CoV-2 es volverse endémico”. Los virus que son endémicos circulan continuamente en la comunidad, a menudo provocando picos periódicos cuando las características de la enfermedad y los patrones de comportamiento humano favorecen la transmisión. Los ejemplos incluyen el norovirus, la causa notoria de gastroenteritis en los cruceros, y la gran cantidad de virus, incluidos cuatro coronavirus, que causan el resfriado común, especialmente durante el invierno.

9. ¿Cuáles podrían ser las implicaciones?

Las personas que han sobrevivido al COVID-19 y las vacunadas contra él probablemente estarán protegidas contra la enfermedad durante algún tiempo. Los científicos del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle encontraron sueros sanguíneos recolectados de pacientes que se habían recuperado de una infección por SARS-CoV-2 al principio de la pandemia y mostraron una capacidad neutralizante “generalmente débil” contra el virus 4-8 meses después. Pero una sola inmunización con la llamada vacuna de ARNm de Moderna o Pfizer-BioNTech impulsó la memoria inmunológica, y la concentración de anticuerpos neutralizantes aumentó unas mil veces. Es importante destacar que encontraron que esos anticuerpos parecían potentes contra la variante sudafricana.

Es probable que la reexposición al virus a través de una infección natural también refuerce la protección. A medida que más y más personas desarrollen inmunidad, el virus encontrará a aquellos que aún no lo son, siempre que no se establezca la inmunidad colectiva para protegerlos. Eso significará que las personas que no pueden vacunarse, porque su sistema inmunológico está comprometido, o porque tienen alergias a los ingredientes de las vacunas o son demasiado jóvenes (ninguna de las vacunas autorizadas en los países occidentales ha sido aprobada para niños), lo harán siguen siendo vulnerables. Algunos científicos han predicho que, una vez que se alcanza la fase endémica y la exposición primaria al virus es en la infancia, el SARS-CoV-2 puede no ser más virulento que el resfriado común.