Salud

‘¡Por favor, ayuda!’: la tragedia de la India en redes sociales... cambian memes por súplicas desesperadas

Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp y Telegram están inundados de mensajes de familiares y amigos angustiados que ruegan por ayuda.

En estos días, las publicaciones en las redes sociales en India ya no se tratan de fotos descaradas, memes divertidos o bromas políticas. En cambio, las llamadas frenéticas para salvar vidas están inundando Twitter e Instagram a medida que la última ola de casos y muertes por coronavirus abruma los hospitales y crematorios de la nación.

En el muro de Instagram de Bharath Pottekkat, un mensaje grita “¡Mumbai, por favor ayuda! Pulmones dañados por neumonía. Necesito una cama de UCI “. Otro dice “Se requiere plasma con urgencia para el tratamiento de un paciente con COVID en el Hospital Max, Delhi”. Siguen más. “Inyección de tocilizumab que se necesita con urgencia. Por favor, envíe un mensaje de correo electrónico si conoce existencias en Mumbai y sus alrededores “.

Nuevos pedidos de ayuda aterrizan con cada actualización. “Mi cerebro no puede manejar la sobrecarga de las redes sociales”, señaló Pottekkat, un estudiante de derecho de 20 años en Delhi. “No puedo procesar lo que estoy leyendo. Me siento entumecido.”


Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp y Telegram están inundados de mensajes de familiares y amigos angustiados que ruegan por todo, desde camas de hospital hasta medicamentos, tomografías computarizadas, pruebas de COVID a domicilio e incluso alimentos para ancianos en cuarentena.

Las súplicas desesperadas, con la esperanza de que alguien responda con un remedio rápido, ofrecen un vistazo a la tragedia en desarrollo que azota a un país de mil 300 millones de personas que ahora tiene el número de casos de COVID-19 de más rápido crecimiento en el mundo. Los mensajes también revelan el pánico y el desorden en medio de la escasez de medicamentos, camas de cuidados intensivos y oxígeno médico.

Destacando la sombría situación, India informó el miércoles un récord de 2 mil 23 nuevas muertes por COVID-19 y 295 mil 041 casos nuevos sin precedentes. El país del sur de Asia ocupa el segundo lugar después de los Estados Unidos en términos de infecciones totales después de superar a Brasil. El aumento ha obligado a las capitales financieras y políticas de India, Mumbai y Nueva Delhi, a imponer restricciones a la circulación, y esta última ordenó un cierre estricto de seis días a partir del 20 de abril.

Una publicación de Instagram en particular sacudió a Pottekkat. Una mujer junto a la cama de su madre describió una escena apocalíptica en un hospital en la ciudad norteña de Lucknow, donde la gente se metió en una pelea para poner sus manos sobre un nuevo lote de cilindros de oxígeno que acababan de llegar.


Barkha Dutt, periodista, señaló la escasez de crematorios en todo el país y tuiteó imágenes de un campo de cremación en Surat, una ciudad en el estado occidental de Gujarat.


En ninguna parte es más evidente la desesperación que en las redes sociales de Ranjan Pai, el multimillonario propietario y cofundador de Manipal Education & Medical Group, que dirige la segunda cadena de hospitales más grande del país: TPG y Manipal Health Enterprises, respaldada por Temasek. Pai recibe una avalancha de mensajes directos de cientos de personas, en su mayoría desconocidos, que le piden camas de la UCI, suministro de oxígeno y medicamentos Covid. Las 7 mil camas de su cadena de 27 hospitales están llenas.

“Nos tomaron con la guardia baja”, manifestó Pai. “Ningún país está equipado para manejar un aumento tan rápido y tan severo”.

En febrero, solo el 4 por ciento de las camas de Manipal fueron ocupadas por pacientes con coronavirus. Unas semanas después, ese número ha subido al 65 por ciento, el resto ya ocupado por urgencias cardíacas, oncológicas y otros pacientes. Los hospitales, médicos y administradores de Pai están al límite, dijo.

Las acciones de India y la rupia se han visto afectadas por la preocupación de que el último aumento y las restricciones golpearán a la economía de 2.9 billones de dólares que se estaba recuperando de una recesión poco común el año pasado. El índice de referencia S&P BSE Sensex ha bajado casi un 9 por ciento desde su récord del 15 de febrero, mientras que la rupia se acerca a un mínimo histórico.

El colapso del decrépito sistema de salud pública del país es evidente en las desgarradoras fotos en las redes sociales de múltiples pacientes de COVID que comparten una sola cama de hospital, una fila de ambulancias afuera de un hospital en Mumbai y personas que mueren mientras esperan oxígeno. Las líneas telefónicas de ayuda del gobierno están rotas. Miles de remitentes de redes sociales abogan por el medicamento antiviral Remdesivir, y muchos más buscan plasma de donantes.

Sin embargo, aquí hay un lado positivo de este caos. Los ciudadanos, desde estudiantes hasta profesionales de la tecnología, organizaciones sin fines de lucro e incluso actores de Bollywood como Sony Sood, se están movilizando para suministrar comidas, hacer circular información sobre disponibilidad de camas de hospital o Remdesivir. Han amplificado las voces de quienes necesitan ayuda de emergencia. Totalmente extraños se ofrecen como voluntarios para llevar suministros y alimentos a las puertas de los pacientes.

Aquellos que reúnen información auténtica y de fuentes colectivas en las redes sociales son los héroes de hoy en la situación actual, dijo Vikas Chawla, cofundador de la agencia digital con sede en Chennai, Social Beat.

“Solo se necesitan unas pocas personas para dar un paso adelante y hacer que suceda”, apuntó Chawla.