Salud

Barticinib no es tan efectivo para evitar intubación por COVID, revelan resultados de Eli Lilly

El estudio fue global e incluyó a diversos pacientes de varios países con alta prevalencia de hospitalizaciones por COVID-19.

Eli Lilly e Incyte anunciaron este jueves los resultados de COV-BARRIER, un estudio de fase 3 que evalúa el uso de baricitinib una vez al día, más tratamiento estándar, para combatir el COVID-19.

El ensayo no alcanzó significación estadística en el criterio de valoración principal, que se definió como una diferencia en la proporción de participantes que progresaban hasta la primera aparición de ventilación no invasiva, incluida la ventilación de alto flujo de oxígeno o la ventilación mecánica invasiva, incluida la oxigenación por membrana extracorpórea o la muerte para el día 28.

Los pacientes tratados con baricitinib tenían un 2.7 por ciento menos de probabilidades que los que recibieron atención estándar de progresar a la ventilación (no invasiva o mecánica) o la muerte, una diferencia que no fue estadísticamente significativa


“Sigue existiendo una necesidad imperiosa de tratamientos con el potencial de disminuir aún más la mortalidad de los pacientes con COVID-19”, dijo el coinvestigador principal del estudio, E. Wesley.

“Si bien COV-BARRIER no alcanzó el criterio de valoración principal basado en las etapas de progresión de la enfermedad, los datos muestran que el baricitinib redujo significativamente el riesgo de mortalidad más allá del estándar de atención recomendado, sin riesgos de seguridad adicionales. Estos importantes hallazgos hacen avanzar nuestra búsqueda de opciones de tratamiento para salvar vidas en pacientes hospitalizados con COVID-19”, continuó.

Con COV-BARRIER, se produjo una reducción numérica de la mortalidad observado para todos los subgrupos de gravedad inicial de pacientes tratados con baricitinib, y fue más pronunciado para los pacientes que recibieron ventilación mecánica no invasiva al inicio de éste.

También se observó una reducción de la mortalidad en los subgrupos preespecificados de pacientes tratados con o sin corticosteroides al inicio del estudio.


La frecuencia de eventos adversos y eventos adversos graves fue generalmente similar en los grupos de baricitinib y placebo. Además, no se identificaron nuevas señales de seguridad potencialmente relacionadas con el uso de baricitinib.

Lilly tiene la intención de publicar los resultados detallados de este estudio en una revista revisada por pares en los próximos meses. Lilly compartirá los datos de COV-BARRIER con las autoridades reguladoras en los Estados Unidos, la Unión Europea y otros reguladores para evaluar los próximos pasos de baricitinib para el tratamiento de pacientes hospitalizados con COVID-19.

“Desde el comienzo de la pandemia, hemos trabajado para expandir la ciencia detrás de las terapias COVID-19”, dijo Ilya Yuffa, vicepresidente senior y presidente de Lilly Bio-Medicines.

“Aunque el estudio no mostró un beneficio estadísticamente significativo en el criterio de valoración principal, este ensayo mostró el efecto más grande informado hasta la fecha para la reducción de la mortalidad observada para esta población de pacientes con COVID-19. Como sigue existiendo una necesidad urgente de reducir COVID relacionadas con las muertes en pacientes hospitalizados, esperamos que estos resultados proporcionen una mayor comprensión y apoyo para el papel potencial del baricitinib en el tratamiento además del estándar actual de atención”, agregó.

COV-BARRIER es el primer estudio global, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo para evaluar baricitinib versus placebo en pacientes hospitalizados con COVID-19 que reciben tratamientos que podrían incluir corticosteroides, antimaláricos, antivirales o azitromicina.

Este estudio de fase 3 de mil 525 pacientes comenzó el junio de 2020 e incluyó a pacientes hospitalizados que no requerían oxígenosuplementario.

También se requirió que los pacientes tuvieran al menos un marcador aumentado de inflamación, indicador de riesgo de progresión de la enfermedad.

El estudio fue global e incluyó a diversos pacientes de varios países con alta prevalencia de hospitalizaciones por COVID-19: Estados Unidos, Brasil, México, Argentina, Rusia, India, Reino Unido, España, Italia, Alemania, Japón y Corea.

En diciembre de 2020 se inició un anexo al estudio para incluir pacientes con ventilación mecánica al inicio del estudio y actualmente se está inscribiendo.

El ensayo COV-BARRIER fue diseñado para complementar el ensayo de tratamiento adaptativo COVID-19 patrocinado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).