Mexicanos, felices pese a las carencias
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mexicanos, felices pese a las carencias

COMPARTIR

···
Política

Mexicanos, felices pese a las carencias

27/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.


Ivette Saldaña
   
Pese a las deficiencias del gobierno, los bajos niveles de ingresos, la desigualdad y las insuficiencias en la calidad de vida, entre otras cosas, en México y en los demás países de América Latina se vive "el misterio latinoamericano de felicidad", porque la gran mayoría de sus habitantes son felices aun con sus carencias.
 
Ese hecho no se ve en otras regiones como África o en países asiáticos; incluso, varias naciones de América Latina encabezan el ranking de felicidad, afirmó en entrevista exclusiva Ruut Veenhoven, profesor emérito de la Universidad de Rotterdam.
 
Por ejemplo, de un nivel del 1 al 10, el año pasado:Costa Rica registró 8.5, calificación que lo ubicó en el primer lugarCon 7.9 México ocupó el sexto sitio, con lo cual quedamos mejor que los estadounidensesEU obtuvo 7.4Rusia 5.5.
 
Comentó que en 1975 el nivel de felicidad de los mexicanos fue menor al de ahora. En ese año tuvimos 6.2 puntos, pero fuimos subiendo en ese indicador por mejoras en los niveles de educación, el crecimiento de la economía, mayor equidad entre hombres y mujeres, modernización de la infraestructura y mejoras en el gobierno, entre otras cuestiones.
 
Indicó que hay 3 aspectos en los que se basa la felicidad:la genéticael medio ambientey el arte de vivir
 
Se integran también: niveles de ingresocalidad del gobiernoinequidadsaludlibertadconfianzay recursos naturales, principalmente.
 
Y de todos los anteriores, los mexicanos tienen una ventaja, porque 20% de la felicidad se la deben a cuestiones genéticas; 50% está relacionada con las decisiones que una persona toma a lo largo de su vida, por ejemplo si eligió bien o mal un trabajo o a la pareja, y el resto tiene que ver con su salud física, gobierno, libertad, confianza entre las personas e instituciones, etcétera.
 
Con más de 40 años de estudios sobre la felicidad, Veenhoven afirmó que la definición que más se apega a esta palabra es "qué tanto te gusta la vida que vives ahora", pero no como el estado de ánimo de un solo día, sino como el resultado de al menos un año.
 
Además, esto se relaciona con la forma en que se juzga a una persona y con la edad que tiene, porque no es lo mismo lo que pensaría un niño pequeño de la felicidad que un adulto.
 
Investigaciones
 
Después de diversas investigaciones, el académico creó la Base de Datos Mundial de Felicidad, de la cual es el director.
 
En este ranking que elaboró, concluyó que los latinoamericanos son más felices que los asiáticos y los africanos, y que en el norte de Europa los habitantes se sienten más a gusto que los del sur del viejo continente.
 En América Latina, se calificó en el reciente estudio el nivel de felicidad entre 7 y 8En la India tuvieron 5 Y 6En África, de 3 a 4En el norte de Europa, 8En el sur de Europa hay países como Grecia, con 5 puntos de un máximo de 10.
 
Veenhoven se retiró hace cinco años, cuando tenía 65, mas prefirió seguir impartiendo clases "porque es más divertido".
 
Si la clave de la felicidad fuera ser pobre para alegrarse con algún pequeño regalo, los africanos también podrían ser más felices, y eso no ocurre.
 
Expuso que intentó comparar por cada rubro qué es lo que hace feliz a los habitantes de cada continente, y no hay una relación que explique porqué unos se sienten mejor que otros a pesar de que, en apariencia, podrían tener casi lo mismo.