Hospital de Jesús, rumbo a sus 500 años
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hospital de Jesús, rumbo a sus 500 años

COMPARTIR

···
menu-trigger
Política

Hospital de Jesús, rumbo a sus 500 años

bullet

24/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Perla Oropeza

 
El Hospital de Jesús, el más antiguo del continente americano, está por cumplir 500 años de actividad ininterrumpida como institución de asistencia privada. Con 50 camas y un equipo de 70 médicos de diferentes especialidades, cada año da atención a 40,000 personas.

En la actualidad, "tiene los mismos proyectos que le dio su fundador --Hernán Cortés--, de ser un hospital básicamente para gente pobre. El hospital vive de cuotas de recuperación, por eso se cobran algunos de sus servicios. Esto no lo sostiene ni el gobierno federal ni el  del DF", aclara Julián Gazcón Mercado, patrón de la institución.

"Se cobra 190 la consulta. Quitando el IVA, casi el 50% es para el médico consultante y el resto para el hospital; con eso pagamos a todos los empleados. Aquí tenemos un sindicato independiente con el que acabamos de firmar ante la Junta de Conciliación y Arbitraje el convenio anual de revisión de salarios. Dimos casi 6%, estamos diez puntos arriba del salario mínimo del DF.

"Los trabajadores no reciben lo que nosotros quisiéramos, pero no tenemos recursos para darles más. Desafortunadamente, no hay ningún Slim en el patronato". Este último, aclara, está conformado por los médicos que laboran en la institución.

Julián Gazcón Mercado ha sido en tres diferentes épocas patrón del Hospital de Jesús. En 1962, a la muerte de Benjamín Trillo Meza, asumió por primera vez la dirección, pero debió abandonarla porque se convirtió en gobernador de Nayarit. Al término de su sexenio, regresó al nosocomio, pero de nuevo lo dejó para asumir el cargo de senador de la República. En 1994 inició su último y actual periodo al frente del hospital.

Riqueza histórica

De acuerdo con Julián Gazcón Mercado el Hospital de Jesús está ubicado en el mismo lugar donde se dio el primer encuentro entre Hernán Cortés y el emperador Moctezuma, en la antigua Tenochtitlan.

Los aztecas, comentó, habían elegido como sitio de reunión un lugar por demás simbólico: el templo de Huitzilopochtli, llamado Huitzilan, el sitio donde vivía el dios de la guerra.

Una vez lograda la conquista, Hernán Cortés decidió instalar en ese lugar el Hospital de la Purísima Concepción, que abrió en 1524; más tarde  se convertiría en Hospital de la Limpia Concepción y Jesús Nazareno, y ya después y hasta la actualidad Hospital de Jesús.

Ubicado en el centro de la ciudad de México, sobre la calle 20 de noviembre número 82, el edificio es un ejemplo de la magnífica arquitectura de la época colonial. En sus pasillos se observan murales del chihuahuense Antonio González Orozco y en la iglesia adjunta una obra del maestro José Clemente Orozco.

En esa iglesia está el nicho donde descansan los restos de Hernán Cortés, que en 1946 fueron  revisados, autentificados y colocados en una urna, en la pared del templo. Más de un siglo antes la osamenta había sido extraída de un mausoleo ubicado en la misma iglesia y escondida en otro lugar del Hospital de Jesús.

Además de obras de arte colonial, como el retrato de Hernán Cortés y pinturas religiosas, el hospital tiene en su salón principal un techo tipo mudéjar, único en México por su tamaño y características, conformado por octaedros de maderas preciosas con una roseta en el fondo y crucetas cubiertas de oro.

El Hospital de Jesús fue regido durante más de cuatro siglos por descendientes de Hernán Cortés, hasta 1932, cuando el presidente Pascual Ortiz Rubio desconoció esta sucesión debido a que los herederos no vivían en México. Así fue como nombró al doctor Benjamín Trillo.

Entre los médicos y directivos que han pasado por este histórico nosocomio destacan , entre otros, Gustavo Baz Prada, Elías Nandino, José María Vértiz, Gonzalo Castañeda y Manuel Acuña.

En su quirófano se realizó en 1956  la primera cirugía a corazón abierto mediante hipotermia de superficie. Y en sus pasillos se instalaron centros de atención tras el terromoto de 1985.