Nacional

Sombra de la delincuencia ronda la campaña en Tamaulipas

Morena aventaja en un proceso en el que los candidatos han sido señalados de tener nexos con el crimen organizado.

La sombra del crimen organizado está presente en el proceso electoral de Tamaulipas. Son los mismos candidatos quienes se han encargado de alertar sobre la presencia de criminales en las campañas electorales. Los señalados alegan campañas negras de sus opositores.

Hasta ahora, según Etellekt, consultora dedicada a monitorear la violencia en procesos electorales en el país, en Tamaulipas ha sido asesinada una persona y ocho más fueron agredidas. Dichos casos podrían estar ligados al proceso electoral.

El personaje que fue asesinado y, a consideración de Etellekt, podría ligarse al actual proceso, es el empresario Sergio Carmona Angulo, de quien se dijo que financió las campañas a candidatos de Morena en la entidad.

En tanto, las ocho agresiones que tiene registradas la consultora son de carácter menor, consistentes en agresiones verbales de corte político, y se han cometido contra aspirantes de diversos partidos.

Tamaulipas es uno de los estados donde existe mayor presencia del crimen organizado. Su cercanía a la frontera con Estados Unidos ha propiciado, de acuerdo con el relato gubernamental, disputas territoriales sanguinarias a lo largo de los años.

A la fecha persisten zonas completas donde la presencia de los criminales impacta de manera contundente en la vida cotidiana; ni la presencia del Ejército ha evitado balaceras a plena luz del día, entre criminales y delincuentes con autoridades.

El estado ha sido gobernado por el PAN. El actual mandatario, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, tiene pendiente una orden de aprehensión solicitada por la Fiscalía General de la República (FGR), por actos de corrupción durante su paso por el Senado.

Actualmente, la gubernatura la disputan la Coalición Va por Tamaulipas (PAN, PRD y PRI) y Juntos por Tamaulipas (Morena-PT). Candidatos y operadores han cruzado acusaciones de vínculos con el crimen organizado.

Américo Villareal, aspirante de Morena, por ejemplo, ha sido señalado por sus opositores de haber pactado con grupos de la delincuencia organizada, e incluso señalan a uno de sus hijos de tener ligas con bandas de huachicoleros.

De hecho, Acción Nacional hizo un promocional sobre presuntos vínculos del candidato de Morena con el “cártel huachicolero de Tamaulipas”. El spot fue bajado por orden del Instituto Nacional Electoral.

Mientras que el candidato de la coalición Va por Tamaulipas, César Verástegui, Truko, ha sido señalado también de supuestos vínculos con la delincuencia organizada.

En su caso se le ha revivido un audio en el que Verástegui habla con el operador financiero del exlíder de Los Zetas en el estado, Francisco Carreón Olvera, para intervenir por Samuel Castro, también operador del PAN, y que éste no fuera levantado.

En dicho audio, Verástegui habla con Noé Ramos, operador financiero de Pancho Carreón, e intervienen en defensa de Samuel Castro.