Nacional

Ya van 100 países interesados en el Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar: Ebrard

Marcelo Ebrard afirmó que van 47 firmas y 100 países interesados en el plan presentado por AMLO en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El secretario de relaciones exteriores de México, Marcelo Ebrard, afirmó este martes que van 47 países firmantes y 100 más interesados en el Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“En este momento tenemos interés ya de más de 100 países de participar o de formar parte o de aportar a este plan, lo más relevante (es) hacer un planteamiento de esa naturaleza en el Consejo de Seguridad cuando se lleva muchos años asumiéndose la situación que el presidente planteó, es que así es esa es la situación habitual, la normal, nos se debería discutir, ya los sabemos, entonces un llamado ético de ese calado de esa profundidad por supuesto que genera un gran interés en muchos países y vamos a presentar ese plan”, dijo el canciller.

Ebrard añadió que el discurso del presidente generó un largo debate que propició ese mismo día la firma de 47 países y la atención tanto de países que son miembros permanentes como de los que no lo son del Consejo de Seguridad.


La próxima semana, el secretario de relaciones exteriores presentará el documento conceptual con los detalles correspondientes a todos los países representados de Naciones Unidas.

El 9 de noviembre, AMLO llamó a la ONU a “despertar de su letargo” y poner en acción el Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar con el fin de “garantizar el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios”.

López Obrador propuso que las mil personas más adineradas y las mil corporaciones privadas más grandes del mundo contribuyan cada una con cuatro por ciento de sus fortunas y que los países del G20 donen 0.2 por ciento de su PIB. Esto con el objetivo de generar un fondo de un billón de dólares anuales que podría ser utilizado para combatir la pobreza y el hambre mundiales por medio de transferencias directas y sin intermediarios.