Nacional

Grave usar al aparato del Estado para amedrentar al INE: Lorenzo Córdova

‘Los problemas del país están en otros lados, están en resolver la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad y la inseguridad’, reprochó.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, aseguró que en las elecciones del pasado 6 de junio el INE ganó y cumplió “con legalidad e imparcialidad”, por lo que consideró que no es necesaria por ahora una reforma electoral, como lo exigen Morena y sus aliados.

Sobre las presuntas investigaciones que desarrolla la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, en torno a los recursos y propiedades de algunos de los consejeros electorales, Córdova aseguró que “nadie oculta nada, si nos están investigando que nos investiguen bien”.

“En el INE no se oculta nada, pero sí sería muy lamentable que se utilice el aparato del Estado con fines políticos y para tratar de amedrentar a un órgano que ha demostrado con creces su imparcialidad y su autonomía de los intereses políticos y económicos”, afirmó.

Ante la Cámara de Diputados y luego de entregar los primero expedientes y constancias de mayoría de diputados de la próxima legislatura, Córdova Vianello sostuvo que “no hay necesidad de una reforma electoral hoy, tuvimos unas elecciones extraordinarias en junio pasado y eso demuestra la robustez del sistema electoral; y si no hay reforma electoral, con estas reglas el INE organizará y puede organizar elecciones como las del 2024 sin mayor problema”, expuso.

Sin embargo, aceptó que “siempre es pertinente revisar las reglas y, eventualmente, que haya modificaciones a las mismas para enfrentar los distintos desafíos que se enfrentan elección tras elección”, aunque recalcó que para una reforma electoral hay tres condiciones que deberían cumplirse: primero, que se sepa para qué se quiere una reforma electoral, porque el sistema electoral funciona y ahí están los resultados”.

“No se trata de hacer una reforma electoral sólo por hacerla; si funciona no lo arregles, porque a lo mejor lo descompones; si es para empeorar al sistema electoral no tiene sentido”, alertó. “Hay que tener un diagnóstico de lo que se quiere perfeccionar y no partir de las animadversiones personales”.

La segunda gran condición -indicó- es que “la reforma sea aprobada por el máximo consenso posible, no bastan mayoriteos, porque vamos a contravenir una de las reglas básicas de la democracia. Ojalá haya altitud de miras y el máximo consenso”. Y tercera condición, “que ojalá la reforma sea para mejorar lo que tenemos; puede haber reformas regresivas”.

Alertó que “hay quien anda diciendo que hay que regresar la organización de las elecciones a la Secretaría de Gobernación, ¡pues de ahí venimos! ¿Tiramos 30 años a la basura? Si se hace una reforma electoral que sea responsable”, dijo.

Consideró que “los problemas del país están en otros lados, están en resolver la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad y la inseguridad que nos aqueja a todos”.