Nacional

Juez Juan Pablo Gómez Fierro, ¿héroe o villano de la 4T?

Esta autoridad judicial se ha convertido en la piedra en el zapato del gobierno de AMLO.

Para unos es un héroe, para otros, el “villano de la 4T”. Lo cierto es que el nombre de Juan Pablo Gómez Fierro pasará a la historia por ser el juez que otorgó amparos contra la reforma de la ley eléctrica, y recientemente, contra el establecimiento del polémico Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil.

Gómez Fierro ha cobrado notoriedad debido a los señalamientos por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien pidió al ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, que lo investigara, pese a la autonomía de poderes.

Nacido en San Luis Potosí en 1983 en el seno de una familia de clase media, Gómez Fierro, decidió seguir los pasos de su padre y formarse como abogado. En 2005 se tituló en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí con la tesis “La controversia constitucional como medio de control en el sistema jurídico mexicano”.


Tras finalizar su carrera viajó a la Ciudad de México para ingresar en 2002 al Poder Judicial de la Federación, y desde entonces ha desempeñado los cargos de Oficial Judicial, Actuario Judicial, Secretario de Juzgado, Secretario de Tribunal y Secretario de Estudio y Cuenta de la Suprema Corte.

Nombrado Juez de Distrito en 2015, Gómez Fierro actualmente es el titular del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, especializado en competencia económica, radiodifusión y telecomunicaciones.

Pese a los ataques, el magistrado no ha emitido declaraciones, pues de acuerdo a sus contactos más cercanos, prefiere mantenerse al margen de la polémica y cumplir con su trabajo.

Con más de 27 mil seguidores en Twitter, Gómez Fierro presume en esta red la obtención de su Doctorado en la Escuela Libre de Derecho.


En marzo, el juez otorgó la suspensión definitiva a las primeras firmas que interpusieron un amparo para invalidar la reforma eléctrica impulsada por el presidente López Obrador. El argumento fue que las modificaciones podría afectar la competencia y el desarrollo del sector, lo que violentaría el artículo 28 de la Constitución.

Este miércoles, Gómez Fierro concedió la primera suspensión definitiva en contra del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil al considera que “no tiene como finalidad constituir un beneficio directo e inmediato para la colectividad”. La medida establece un precedente para los mexicanos que no quieren entregar sus datos biométricos por cuestiones de seguridad.