Multimillonario desaparece 400 días y su imperio global prospera
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Multimillonario desaparece 400 días y su imperio global prospera

COMPARTIR

···
menu-trigger

Multimillonario desaparece 400 días y su imperio global prospera

bulletTras la desaparición de Mohammed Al Amoudi, gran parte de su imperio empresarial incrementó más del 30% y sus propiedades en Estocolmo aumentaron de valor.

Bloomberg / Devon Pendleton y Vivian Nereim
14/12/2018
Hotel Ritz Carlton.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Unos 400 días después de la desaparición de Mohammed Al Amoudi, llegó este jueves la noticia de su paradero: se encuentra bajo custodia en Arabia Saudita y a la espera de juicio por cargos de corrupción y soborno.

La buena noticia para Al Amoudi, uno de los hombres más ricos del mundo, es que durante su prolongada ausencia, gran parte de su imperio empresarial global ha prosperado. Las ventas de su refinería petrolera con sede en Suecia, Preem, aumentaron más del 30 por ciento y sus propiedades corporativas en Estocolmo aumentaron de valor.

Desde que fue capturado por las fuerzas de seguridad en Riad el año pasado como parte de una iniciativa radical del príncipe heredero Mohammed bin Salman, su patrimonio neto ha aumentado en un 6 por ciento, ascendiendo a 8 mil 300 millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, un ranking de las 500 personas más ricas del mundo.

La situación resalta las contradicciones de ser un saudí rico bajo el reinado de facto del príncipe heredero, cuyo embargo a Qatar, la guerra en Yemen y el supuesto papel en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi han conmocionado al mundo, pero provocaron pocos cambios aparentes en su agenda.

Durante la larga detención de Al Amoudi, se difundieron rumores entre la élite empresarial de Arabia Saudita de que había muerto.

Un funcionario saudí que pidió no ser identificado confirmó este jueves que el multimillonario está vivo y bajo custodia, aunque no se ha fijado una fecha de juicio. Al Amoudi ha estado en contacto con familiares y se dice que tiene buena salud, según su portavoz, Tim Pendry. Él negó que Al Amoudi haya sido acusado oficialmente de cualquier delito y declinó hacer más comentarios.

Al Amoudi, cuya fortuna se remonta a un contrato con el gobierno saudí durante el reinado del rey Fahd, ha acumulado 7 mil 600 millones de activos fuera del Reino y posee empresas que emplean a miles de personas en Europa y África. Pero, como lo demuestran los eventos del año pasado, su primer benefactor, la familia real saudí, todavía tiene influencia.

El hombre de negocios nacido en Etiopía, es uno de los individuos de perfil elevado que continúan detenidos ante la represión de la corrupción. Entre los que aún se cree que continúan recluidos se encuentra el príncipe Turki bin Abdullah, hijo del difunto rey Abdullah.

Muchos de otros de los hombres de negocio y príncipes han sido liberados después de que acordaran entregar más de 100 mil millones de dólares en efectivo y bienes. El príncipe Alwaleed bin Talal, quien escribió con tiza su detención como 'un malentendido', está, una vez más, haciendo tratos y pidiendo enormes sumas.

El príncipe Miteb bin Abdullah, el exjefe de la Guarda Nacional, quien pagó aproximadamente más de mil millón de dólares, fue visto reuniéndose con el rey Salman.

La chapa de la normalidad traiciona a la ansiedad que se apodera silenciosamente de los saudíes ricos que buscan cada vez más mover dinero al extranjero o incluso irse.

"Los bienes líquidos fueron reemplazados muy rápido tras la purga", puntualizó Marcus Chenevix, analista de la firma de investigación de inversiones TS Lombard en Londres. La represión marcó a miembros acaudalados de la élite de negocios de Jeddah en particular, un grupo -incluyendo a Al Amoudi- que prosperó en parte por los vínculos con el rey Abdullah y el rey Fahd.

El rey Salman fue exgobernador de Riad y las cosas se tornaron "tensas desde el momento en el que él llego", señaló Chenevix.

En Suecia, donde Al Amoudi Preem es la compañía más grande de combustible, los negocios continúan con normalidad, con unos pequeños ajustes. El mes pasado, Preem anunció que había remplazado a Al Amoudi como presidente de la firma por un exdirectivo global de finanzas corporativas en Morgan Stanley, Jason Milazzo.

La compañía reconoció en sus declaraciones sobre el tema que "no contaba información confirmada" respecto a su único accionista perdido.

Tanto Fitch y S&P Global, que calificaron la deuda de Preem, han valorado su salud crediticia. Sí, el único accionista de los 5 mil millones de dólares de la compañía ha permanecido desaparecido por meses, pero las operaciones no se han afectado, escribieron los analistas.

Al Amoudi "no estaba tan involucrado en el día a día del manejo de los negocios", comentó el analista de Fitch, Vladislav Nikolov.

El hermano de Al Amoudi, Hassan, ha adquirido un poder notarial, de acuerdo con una presentación del 30 de junio de la empresa matriz de Preem, Corral Petroleum. El hermano, quien posee una fábrica de muebles en Jeddah, no está involucrado en el negocio, señaló el portavoz Pendry.

Preem, cuyos signos brillantes adornaron cientos de estaciones de gasolina en Suecia, es responsable de, al menos, una tercera parte de la capacidad de refinación de la región Nórdica.

La participación del 100 por ciento de Al Amoudi vale 5.1 mil millones de dólares. Además, posee un explorador de petroleo de 835 millones de dólares, una constructora de viviendas, bienes raíces comerciales y varios negocios industriales, haciendo de él uno de los más grandes inversionistas privados de Suecia.

Los bienes de Al Amoudi abarcan tres continentes y más de una docena de industrias.

Mientras, Al Amoudi delega día con día la administración a otros ejecutivos, sus bolsillos profundos fueron útiles en la industria de la energía cíclica.

Un folleto de bonos de 2016 de Corral Petroleum destacó la clasificación de Al Amoudi en las listas de riqueza global y el "compromiso continuo" con la compañía en forma de cientos de millones de dólares en préstamos y contribuciones de accionistas.

Ninguno de los socios comerciales del multimillonario ha buscado públicamente respuestas de Arabia Saudita sobre la difícil situación de Al Amoudi.

El único anuncio realizado por la detención de Al Amoudi proviene de Etiopía, donde el millonario es el único y más grande inversionista privado. Sus bienes ahí, que incluyen tierras, minas de oro, plantíos de café, un compañía de combustible y hoteles, están valuadas de manera conservadora en 1.2 mil millones de dólares.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, comentó a medios estatales en mayo confidencialmente que la aprensión de Al Amoudi era inminente después de que hizo un llamamiento personal al príncipe heredero.

En agosto, Ahmed dijo a los reporteros que había recibido noticias de funcionarios saudíes de que la liberación industrial había sido pospuesta por "algunos procedimientos" y prometió ejercer presión.

"La detención de Sheikh Al Amoudi es un problema nacional", indicó Ahmed.