Mundo

Putin promete aliviar crisis de alimentos... pero si EU y aliados levantan sanciones

El mandatario ruso se dijo dispuesto a facilitar las exportaciones de granos y fertilizantes.

El presidente Vladimir Putin dijo este jueves que está dispuesto a facilitar las exportaciones de granos y fertilizantes a medida que aumenta la preocupación mundial por la escasez de alimentos y el aumento de los precios, pero solo si se levantan las sanciones contra su país.

Putin no especificó si se refería a las exportaciones rusas o a las de Ucrania, que han sido detenidas por el bloqueo de puertos por parte de Moscú desde que comenzó su invasión a finales de febrero.

Es muy poco probable que Estados Unidos y aliados acepten eliminar las amplias sanciones impuestas a Rusia por su guerra en Ucrania, esto en respuesta a la decisión del líder ruso de vincularlo con la creciente crisis alimentaria.

Los comentarios de Putin se hicieron en una llamada telefónica este jueves con el primer ministro italiano, Mario Draghi, según un comunicado del Kremlin.

Putin aseguró a Draghi que las interrupciones en el suministro mundial de alimentos se vieron exacerbadas por las sanciones impuestas por EU y aliados y que Rusia está “dispuesta a hacer una contribución significativa para superar la crisis alimentaria a través de las exportaciones de cereales y fertilizantes”.

Luhansk, a nada de caer totalmente en manos de Rusia

Por otra parte, las tropas ucranianas en la región oriental de Luhansk están siendo bombardeadas constantemente por los rusos, que han establecido el control sobre aproximadamente 95 por ciento del territorio, aseguró el gobernador Serhiy Haiday.

Rusia ya tenía bajo su poder 90 por ciento de la provincia la semana pasada, agregó.


Hay más de 40 mil civiles en las partes de Luhansk que aún están bajo control ucraniano, incluidas casi 15 mil personas en la ciudad de Sievierodonetsk.

Los rusos tienen artillería y poder aéreo superiores, advirtió el portavoz militar ucraniano Oleksiy Hromov en una sesión informativa. La lucha ha alcanzado la “máxima intensidad”, dijo la viceministra de Defensa, Hanna Malyar.