Mundo

Que nadie se quede fuera: AMLO le insistirá a Biden para que Cuba esté en la Cumbre de las Américas

En su opinión, las autoridades de cada país deben ser las que decidan ‘libremente’ si asisten o no a esa cita, prevista entre el 8 y 10 de junio.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, afirmó este domingo que insistirá a su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, para que no excluya a ningún país de la Cumbre de las Américas.

López Obrador hizo estas declaraciones en La Habana, durante su visita oficial a Cuba dentro de su gira por Centroamérica y el Caribe, después de que Washington haya descartado invitar a esa cita a Cuba, Nicaragua y Venezuela.

“Insistiré con Biden en que no se excluya a ningún país de América en la cumbre del mes próximo en Los Ángeles”, aseguró en su discurso de aceptación de la Orden de José Martí, la más alta condecoración que otorga el Gobierno cubano.

“Agradezco mucho a mi amigo, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, por este reconocimiento, y expreso mi entrañable y profundo cariño al digno pueblo de Cuba. Eso es lo que puedo expresar ahora, lo que me sale del corazón”, dijo el mandatario mexicano al recibir la condecoración.

En su opinión, las autoridades de cada país deben ser las que decidan “libremente” si asisten o no a esa cita, prevista entre el 8 y 10 de junio.

Agregó asimismo que seguirá “insistiendo para buscar, como primer paso, que Estados Unidos levante el bloqueo”, lo que facilitaría el reinicio de la cooperación y la amistad entre ambos países.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, agradeció por otra parte la “posición firme de rechazo al bloqueo”, de López Obrador.


El presidente mexicano, que llamó en varias ocasiones “amigo” a su anfitrión, calificó de “gigante” al expresidente de Cuba Fidel Castro y subrayó que nunca apostó ni apostaría por “el fracaso de la revolución cubana” y que nunca apoyaría a “golpistas” que conspiran.

Pidió además que “la revolución sea capaz de renovarse” y consideró que “en Cuba se están haciendo cosas con ese propósito”.

Habló de una “nueva revolución en la revolución”, lo que a su juicio sería una “gran enseñanza, una lección de Cuba para el mundo”.