Mundo

Ómicron: El caso italiano que evidencia la dificultad para contener la nueva variante

En declaraciones, el hombre aseguró que no presenta síntomas graves gracias a que cuenta con esquema de vacunación completo.

El primer italiano que ha dado positivo a la variante Ómicron tenía una prueba negativa antes de su vuelo y se movió por Italia durante días antes de su diagnóstico, lo que demuestra el reto al que se enfrentan las autoridades para contener la propagación de la nueva variante.

El hombre, que no ha sido identificado públicamente, dio negativo en la prueba PCR antes de abordar su vuelo desde Maputo (Mozambique), según se informó el domingo en un comunicado.

Llegó a Roma el 12 de noviembre y se dirigió a su casa en una ciudad al norte de Nápoles, informó Sky News Italia, sin decir de dónde sacó la información.


Días después, el hombre, empleado de la empresa petrolera Eni SpA, voló a Milán para someterse a un examen médico previamente programado. Allí alquiló un coche, pasó la noche en un hotel y comió en un restaurante, antes de conducir a la mañana siguiente a un hospital para la intervención, según Sky.

Eni confirmó en un comunicado que el hombre era un empleado que había dado negativo en la prueba antes de salir de Mozambique.

“Durante todo el viaje respeté el distanciamiento social y las normas de barrera conocidas por todos”, dijo el hombre en su declaración.

“Fui a San Donato Milanese para los controles sanitarios prescritos por la empresa, y al mismo tiempo también me hice una nueva prueba de PCR de COVID necesaria para mi vuelo de regreso a Maputo”, dijo.


“Cuando me dijeron que la prueba era positiva, viajé a mi casa de Caserta, evitando todo contacto con terceros, para comenzar la cuarentena prescrita”, añadió

Los otros cinco miembros de su familia -la esposa, los dos hijos, la madre y la suegra del hombre- también han dado positivo en la prueba del COVID- Los investigadores están tratando de confirmar si ellos también tienen la variante Ómicron.

“Teniendo en cuenta a mi familia, que incluye a hombres y mujeres de entre 8 y 81 años, y los leves síntomas que hemos experimentado en estos 10 días, puedo decir que estoy contento de haberme vacunado, ya que la vacuna ha funcionado muy bien”, dijo.

El caso indica que la variante Ómicron lleva al menos dos semanas en Europa y pone de manifiesto la debilidad de los regímenes de pruebas diseñados para identificar los casos de COVID-19 antes de que los viajeros suban al avión.

En los Países Bajos, que exigen pruebas previas a la entrada en el país, 61 personas de dos vuelos procedentes de Sudáfrica dieron positivo tras el aterrizaje, de las cuales 13 tenían la variante Ómicron y los demás casos aún se están examinando, según informaron el domingo las autoridades sanitarias.

La variante Ómicron ha llegado a Europa en un momento en que los casos de relacionados con Delta están haciendo estragos. Países como Austria, Países Bajos y Alemania ya habían tomado medidas para reforzar las restricciones de COVID.

Los gobiernos de todo el mundo aplicaron en los últimos días la prohibición de viajar a los países del sur de África con la esperanza de ganar tiempo para contener la propagación que ya se ha detectado en un puñado de países europeos.