Mundo

COVID-19 ha causado más de 4 millones de muertes

En un laboratorio en Ciudad del Cabo avanza el proyecto africano de vacunas.

PARIS.- La pandemia de COVID-19 ha provocado 4 millones 941 mil 32 muertos en el mundo desde que la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019, según fuentes oficiales.

Desde el comienzo de la epidemia más de 243 millones 270 mil 300 personas contrajeron la enfermedad. La gran mayoría de los enfermos se recupera, pero una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Las cifras se basan en los reportes comunicados por las autoridades sanitarias de cada país y excluyen las correcciones realizadas a posteriori por los diferentes organismos de estadística.

La OMS estima, incluso, que si se tiene en cuenta la sobremortalidad vinculada al COVID-19, directa e indirecta, el balance de la pandemia podría ser dos a tres veces más elevado que el registrado oficialmente.

El sábado se registraron en el mundo seis mil 72 nuevas muertes y 394 mil 25 contagios. De esos, los países que más fallecidos registraron son: Rusia con mil 72, Estados Unidos, con 590, e India, con 561.

En tanto, en un par de almacenes de Ciudad del Cabo convertidos en un laberinto de salas estériles selladas, jóvenes científicos preparan y calibran el equipamiento necesario para hacer ingeniería inversa sobre una vacuna de coronavirus que aún no ha llegado a Sudáfrica ni a la mayoría de los más pobres del mundo.

En su trabajo para replicar la vacuna de Moderna contra el COVID, los científicos básicamente rodean a una industria que ha priorizado de forma clara a los países ricos sobre los pobres, tanto en ventas como en manufactura.

Y lo hacen con el inusual apoyo de la OMS , que coordina un centro de investigación, formación y producción de vacunas en Sudáfrica, así como una cadena de suministro asociada para las cruciales materias primas. Es un esfuerzo de último recurso de producir dosis para los que no tienen, y las implicaciones de propiedad intelectual aún no están claras.