Mundo

Reino Unido ‘echará la mano’ a países pobres con vacunas y financiamiento de cuarentenas

Las naciones que recibirán apoyo serán las que participen en la COP26 y se encuentren en vías de desarrollo.

El Gobierno británico ha empezado a enviar vacunas a los delegados de países en vías de desarrollo que pidieron ser inmunizados antes de la cumbre del clima COP26 que se celebrará en Escocia y se compromete a financiar la cuarentena de quienes procedan de territorios de máximo riesgo.

En un comunicado, el presidente de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de este año (COP26), el británico Alok Sharma, rechazó que el evento previsto del 1 al 12 de noviembre en Glasgow deba ser pospuesto, como han reclamado algunas organizaciones no gubernamentales.

Sharma recordó que la cumbre ya se suspendió en 2020 por la pandemia y, dada la urgencia por abordar la crisis climática, el Ejecutivo británico prefiere llevarla a cabo y hacerlo de manera “segura, accesible e inclusiva”.

Esto incluye, dijo, “una oferta para financiar la cuarentena requerida en un hotel designado a aquellos delegados registrados (incluidos observadores y periodistas) que lleguen de zonas en la lista roja y vacunar a los delegados acreditados que no puedan de otra manera ser inmunizados”.

El exministro conservador subrayó que es una prioridad para la presidencia británica que “se oigan las voces de los más afectados por el cambio climático”, en general los Estados más pobres, y que puedan asistir al evento todos los países y la sociedad civil.

En su comunicado, el Gobierno precisa que los delegados que lo solicitaron empezarán a recibir esta misma semana la primera dosis de la vacuna AstraZeneca y que la oferta de pagar la estancia en un hotel del Reino Unido se aplica tanto a personas vacunadas, que deberán aislarse cinco días, como no vacunadas, que habrán de hacerlo durante diez.

La Red de Acción Climática (CAN), que agrupa a cientos de ONG que luchan por el medio ambiente, reclamó que la COP26 se posponga ante la imposibilidad de que sea, según dijo, “segura, inclusiva y justa”.

La red consideró “evidente” que ya es imposible que la cita se celebre de forma segura y que a ella puedan asistir los delegados de países del Sur, pues la mayoría se encuentran en la “lista roja” del Gobierno británico, que obliga a una cuarentena de diez días en un hotel designado por las autoridades a su entrada en el país.

Para esta plataforma -que integran entre otras organizaciones Greenpeace, Oxfam o WWF-, la falta de acceso a las vacunas en los países pobres, los costes del viaje y el alojamiento en Glasgow y la incertidumbre provocada por la pandemia hacen inviable la celebración de la cita.

En su comunicado, la CAN sostuvo que dejar fuera de la cumbre a los delegados de países en desarrollo tendría “graves y duraderas implicaciones” en las cuestiones que más les afectan, como la financiación climática o las reglas del mercado de carbono.