Mundo

Se registra segunda explosión afuera del aeropuerto de Kabul; mueren 12 soldados de EU

Por otra parte, Rusia informó de la muerte de 13 personas. No está claro si ese informe toma en cuenta los fallecimientos estadounidenses.

Dos terroristas suicidas y hombres armados atacaron a multitudes de afganos que acudieron en masa este jueves al aeropuerto de Kabul el jueves, transformando una escena de desesperación en una de horror en los últimos días de un puente aéreo para quienes huyen de los talibanes.

Al menos 13 personas murieron y decenas resultaron heridas, aseguraron funcionarios rusos y trabajadores humanitarios.

12 miembros del servicio estadounidense estaban entre los muertos, incluidos 11 infantes de marina y un médico de la Armada, según dos funcionarios estadounidenses. Las autoridades apuntaron que varios soldados estadounidenses resultaron heridos y advirtieron que la cifra podría aumentar.


No está claro si estas víctimas están incluidos en el informe ruso.

Una de las explosiones afectó a personas que estaban en un canal de aguas residuales bajo el sol abrasador, arrojando cuerpos al agua fétida. Aquellos que momentos antes tenían la esperanza de tomar un vuelo, se les podía ver llevando aturdidos a los heridos a las ambulancias, con sus propias ropas ensangrentadas.

Un segundo funcionario estadounidense indicó que se cree que el complejo ataque fue llevado a cabo por el Estado Islámico. El afiliado en Afganistán es mucho más radical que los talibanes, que recientemente tomaron el control del país en un bombardeo relámpago y condenaron el ataque.

Los funcionarios occidentales advirtieron de la posibilidad de un ataque importante, instando a la gente a abandonar el aeropuerto, pero los afganos desesperados por escapar del país hicieron caso omiso de ese consejo en los últimos días de una evacuación antes de la evacuación total de Estados Unidos, que debe concluirse el próximo 31 de agosto.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dio el primer recuento oficial de víctimas, pero las cifras siguieron aumentando. Emergency, una organización benéfica italiana que opera hospitales en Afganistán, informó que había recibido 60 pacientes heridos en el ataque al aeropuerto, además de seis que estaban muertos cuando llegaron.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, también confirmó las explosiones y dijo que hubo víctimas, incluso entre miembros del ejército, pero no dio cifras. Apuntó que una explosión ocurrió cerca de la entrada del aeropuerto y otra a poca distancia de un hotel.

Un funcionario, quien habló bajo condición de anonimato para discutir las operaciones militares en curso, indicó que varios infantes de marina murieron. No estaba claro si otras tropas militares estadounidenses estaban entre los muertos. Los funcionarios estadounidenses han dicho que aún está llegando información y están tratando de determinar el número exacto de víctimas.

Incluso cuando la zona fue atacada, los vuelos de evacuación continuaron despegando desde el aeropuerto de Kabul.

Adam Khan estaba esperando cerca del lugar cuando vio la primera explosión fuera de lo que se conoce como la puerta de la Abadía. Dijo que varias personas parecían muertas o heridas, incluidas algunas mutiladas.

La segunda explosión ocurrió cerca del hotel Baron, donde se les pidió a muchas personas, incluidos afganos, británicos y estadounidenses, que se reunieran en los últimos días antes de dirigirse al aeropuerto para la evacuación.

Un exmarine que dirige un refugio de animales en Afganistán dice que él y su personal quedaron atrapados tras la explosión cerca del aeropuerto.

“De repente escuchamos disparos y nuestro vehículo fue atacado, si nuestro conductor no se hubiera dado la vuelta, un hombre con un AK-47 le habría disparado en la cabeza”, dijo Paul Farthing a la agencia Press Association.

En Washington, el presidente Joe Biden, pasó gran parte de la mañana en la Sala de Situación de la Casa Blanca, donde se le informó sobre las explosiones y se entrevistó con su equipo de seguridad nacional y los comandantes en el terreno en Kabul.

De la noche a la mañana, surgieron advertencias sobre una amenaza del Estado Islámico, que ha visto sus filas reforzadas por la liberación de prisioneros de los talibanes durante su avance a través de Afganistán.

Poco antes del ataque, el embajador interino de Estados Unidos en Kabul, Ross Wilson, dijo que la amenaza a la seguridad en el aeropuerto de Kabul durante la noche fue “claramente considerada como creíble, inminente y convincente”.