Mundo

Balacera en escuela en Rusia deja al menos ocho muertos

El presidente Vladimir Putin ordenó revisar la regulación que permite a los civiles poseer armas después de esta masacre

Un pistolero atacó este martes en la mañana una escuela en la ciudad rusa de Kazán y mató a ocho personas — siete estudiantes de octavo grado y un profesor —, y 21 más fueron hospitalizadas por heridas, según las autoridades.

Algunos estudiantes pudieron escapar del edificio durante el ataque y otros quedaron atrapados en el interior, reportaron medios rusos. Los alumnos fueron evacuados finalmente a jardines de infantes cercanos y recogidos por sus familias. Docenas de ambulancias estaban estacionadas ante la entrada del centro luego de la balacera, y la policía cortó el acceso.

La policía ha abierto una investigación criminal sobre el incidente.


Rustam Minnikhanov, gobernador de la república de Tartaristán, cuya capital es Kazán, explicó que cuatro alumnos y tres alumnas de octavo grado murieron en la balacera. Su departamento de prensa reportó más tarde la muerte de un profesor.

“El terrorista ha sido arrestado, (tiene) 19 años. Hay un arma de fuego registrada a su nombre. No se han detectado cómplices, hay una investigación en marcha”, declaró Minnikhanov tras visitar el centro, agregando que la escuela volvía a ser un lugar seguro.

Las autoridades señalaron que se tomaron medidas de seguridad adicionales de inmediato en todas las escuelas de la ciudad, que está a unos 700 kilómetros al este de Moscú. Además, anunciaron un día de luto el próximo miércoles para recordar a las víctimas de la masacre.

Según funcionarios de salud de la región, 21 personas fueron hospitalizadas por heridas tras la balacera, incluyendo 18 menores, de los cuales seis estaban en cuidados intensivos.

En un reporte previo, la agencia noticiosa estatal rusa RIA Novosti reportó que el incidente dejó 11 fallecidos citando a a los servicios de emergencias locales. No se pudo enfrentar de inmediato los distintos conteos.

El presidente Vladimir Putin, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y deseó la rápida recuperación de los heridos, además de ordenar al gobierno que les proporcione toda la ayuda que necesiten.

En vista del ataque, Putin encargó a Victor Zolotov, director de la Guardia Nacional, que revise la regulación sobre el tipo de armas que pueden tener los civiles.

El Ministerio de Emergencias ruso envió un avión con doctores y equipos médicos a Kazán y los ministros de Salud, Mikhail Murashko, y Educación, Sergei Kravtsov, también viajaban a la región.

Aunque los tiroteos en escuelas son relativamente inusuales en Rusia, en los últimos años ha habido varios ataques violentos a centros, la mayoría perpetrados por estudiantes.