Mundo

Bill y Melinda Gates: sigue el amor... por los demás

La pareja encabeza una de las organizaciones filantrópicas más importantes del mundo. Conócela.

Bill y Melinda Gates anunciaron este lunes el fin de su matrimonio tras 27 años de casados, pero el que se divorcien no significa que deban odiarse.

La pareja dejó de lado frivolidades y reflectores y concentró sus esfuerzos en ayudar a la sociedad civil a través de la fundación “Bill y Melina Gates”.

Ambos se conocieron a finales de los años 80, cuando Melinda se incorporó a las filas de Microsoft, empresa dirigida por Bill, pero no fue sino hasta 1987 cuando iniciaron su relación, y siete años más tarde, en 1994, contrajeron nupcias.


Con su matrimonio consolidado, la pareja impulsada por sus deseos de cambiar al mundo, creó la fundación que se ha dedicado a apoyar a diversas organizaciones sin fines de lucro alrededor del planeta.

Amor y filantropía: la vida de los Gates

Desde la creación de su fundación en el año 2000, Bill y Melinda han motivado a más multimillonarios a realizar donativos en beneficio de las personas más necesitadas y de organizaciones que ayudan a la conservación del planeta.

Con fondos por al menos 50 mil millones de dólares, la fundación se ha convertido en una de las organizaciones filantrópicas más importantes del mundo.

Junto al magnate Warren Buffet, presidente de Berkshire Hathaway, crearon la iniciativa Giving Pledge, que anima a los multimillonarios a que se comprometan a donar la mayoría de su fortuna a fines benéficos.

Al día de hoy, Bill tiene una fortuna de 130 mil millones dólares y se ubica como la cuarta persona más rico del mundo, según el ranking de la revista Forbes. El multimillonario ha donado 35 mil 800 millones de dólares en acciones de Microsoft a la fundación para apoyar la lucha contra enfermedades infecciosas y la vacunación a menores.

La pareja está convencida de que las grandes compañías transnacionales deben involucrarse en el mejoramiento de las condiciones socioambientales del mundo, y que deben colaborar con los gobiernos para ayudar a eliminar problemas que afectan a la humanidad.

Dos décadas de la mano de la filantropía

Durante 21 años la fundación ha realizado donaciones para la educación, salud y el combate a la pobreza en África y otras regiones del mundo.

En materia de salud, la fundación destina recursos para la investigación y prevención de enfermedades infecciosas en países en desarrollo, con especial atención al SIDA, la tuberculosis, la malaria o la poliomielitis, además de que promueve la investigación en salud reproductiva e infantil.

En 2004, la fundación desarrolló una campaña de más de 200 millones de dólares para promover la prevención del SIDA en la India, y un año después anunció donaciones por 258 millones dólares para desarrollar una vacuna contra la malaria

En 2006, la ONU y la UNICEF anunciaron una donación de 10 millones de dólares por parte de la fundación para desarrollar e introducir una vacuna contra la poliomielitis. Ese año, Bill Gates informó en el Foro de Davos, que junto al gobierno británico, aportarían casi mil millones de dólares para el Plan Global contra la Tuberculosis.

En 2009, Bill y Melinda trabajaron con las autoridades de China para combatir un brote de tuberculosis en el país, aportando aproximadamente 33 millones de dólares. Un año después, la pareja se comprometió con 10 millones de dólares para la investigación y desarrollo de vacunas.

En materia de educación, los fondos de la fundación han servido para que en muchos lugares del planeta (incluido México), las bibliotecas públicas faciliten el acceso a la tecnología, internet y computadoras a personas con escasos recursos.

En 2017, la familia Gates invirtió más de 50 millones de dólares en la lucha contra el Alzheimer a la organización Dimentia Discovery Fund, encargada de desarrollar tecnologías para prevenir las demencias.

Durante el inicio de la pandemia del nuevo coronavirus en el año pasado, el matrimonio Gates hizo una donación de 250 millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para encontrar una vacuna efectiva.

Además donaron cerca de 100 millones para ayudar a proteger a las poblaciones en riesgo de las comunidades más pobres de Asia y África.

21 años de premios juntos

Gracias a sus múltiples donaciones, Bill y Melinda han sido galardonados con varios premios y reconocimientos por su filantropía y su compromiso con el medio ambiente y el planeta.

En 2005 ambos fueron nombrados “Persona del año”, junto con el cantante Bono de la Banda U2.

En 2006, la pareja recibió la Orden del Águila Azteca por el gobierno mexicano por su trabajo filantrópico en todo el mundo en las áreas de salud y educación.

En ese mismo año, la pareja fue condecorada con el Premio príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, debido a “su generosidad y filantropía ante los males y enfermedades que siguen asolando al mundo”.

En 2016, la pareja fue reconocida por el presidente Barack Obama, quien los nombró beneficiarios de la Medalla Presidencial de la Libertad.

Melinda y Bill seguirán trabajando en la fundación, pues la visión filantrópica de ambos sigue presente porque organizaciones benéficas dependen de su trabajo.

“Que estéis divorciados no significa que tengas la obligación de odiarlo”, decía el actor Robin Williams en la cinta La Gran Boda.