Mercados

Precio de los Bonos de Pemex frenan su rally de seis meses

La expectativa de que el gobierno comprará deuda de la petrolera impulsó la demanda de sus papeles de deuda, lo que subió su rendimiento en 0.5 por ciento.

Los bonos de Petróleos Mexicanos (Pemex) pusieron el jueves una pausa a su rally, luego de que el gobierno compró 7 mil millones de dólares de reservas internacionales del banco central, que podrían allanar el camino para que se pague parte de la deuda de 115 mil millones de dólares de la empresa  petrolera.

Todos los papeles de Pemex a distintos plazos acumulan seis meses de ganancias, destacando el desempeño del último mes y semana, donde el rendimiento de los papeles supera el 0.5 por ciento.

Luis Gonzali, codirector de Inversiones de Franklin Templenton, comentó que ha habido un apetito latente por la empresa petrolera, por lo menos en el mercado local; “todo mundo está demandando y ya lleva varios meses así, si ahorita quieres salir a comprar algo hay que ponerse en la fila porque hay mucha demanda”.

El especialista dijo que tras el anuncio se apretaron algunos spreads que implica que hay gente comprando, “quizá en el mercado internacional se están comprando; si bien no sabemos para qué serán usados esos 7 mil millones de dólares todo apunta a que será para Pemex, nos lo han dicho en las mañaneras, nos lo pusieron en el presupuesto, aunque todavía no hay nada oficial”

El banco central dijo el martes que compró las reservas la semana pasada. El presidente Andrés Manuel López Obrador había discutido previamente la posibilidad de utilizar reservas para ayudar a refinanciar a Pemex.

Gonzali agregó que la operación manda un mensaje a pesar de ser marginal para la endeudada petrolera.

“Si bien es un porcentaje bajo de la deuda, se está diciendo que van apoyar a Pemex, la deuda de Pemex es del gobierno y si bien no está explícito en la Ley el apoyo, este gobierno ha dicho que respaldará a la petrolera y no la soltará; sin embargo, ese discurso viene con una fecha de caducidad que es el primero de octubre de 2024, cuando entre un nuevo gobierno y es ahí donde está la incertidumbre.

“Puedes apoyar la narrativa de que se va apoyar, se va apoyar pero mientras no esté en papel o inscrita en una ley es un discurso con fecha de caducidad, por eso el mercado tampoco está tan entusiasmado y los spreads tampoco se han reducido tanto”, aclaró.

El directivo señaló que si los recursos se utilizan para intercambiar deuda externa por interna sería positivo, luego del incremento observado de la primera por temas de mercado, por lo que, el balance sería sano.

Robert Schiffman, analista de Bloomberg Intelligence, apuntó que los diferenciales de los bonos Discovery, Pemex, Dell, Cheniere y GE a largo plazo se encuentran entre los que pueden comprimir más que los créditos con calificaciones similares hasta fin de año.

“Una combinación de reducciones de la deuda, mejora de las ganancias y el flujo de caja, el impulso de las calificaciones, el rendimiento relativo incremental y los ejercicios de gestión de pasivos podrían impulsar el ajuste de los diferenciales crediticios específicos, incluso con el agregado cerca del más ajustado en una década”, indicó.