Mercados

El peso sortea un agitado inicio de mayo

La moneda mexicana se aprecia 0.12 por ciento al cierre en el mercado interbancario y se ubica en 20.21 unidades por dólar.

La moneda mexicana sorteó de manera agitada las primeras operaciones del mes y registró cambios moderados frente al dólar cuando los mercados accionarios mantuvieron el sesgo positivo, el billete verde cayó y los rendimientos de bonos gubernamentales subieron ante el optimismo sobre la recuperación económica debido a los estímulos y la disminución en casos de COVID-19.

La moneda mexicana se apreció 0.12 por ciento y se ubicó en 20.21 unidades, de acuerdo con datos del Banco de México.

El mínimo de la sesión se ubicó en 20.19 unidades visto a las 17:19 horas del domingo, mientras que el máximo fue de 20.31 a las 4:56 horas. De esta última y hasta las casi las 9 de la mañana la moneda permaneció en niveles que superaron su cierre.

En ventanilla bancaria, el dólar se vende en 20.65 pesos por unidad, de acuerdo con datos de Citibanamex.

El índice Bloomberg, que mide la fortalece del billete verde frente a una canasta de 10 divisas, cayó 0.31 por ciento a los mil 129 puntos.

La Reserva Federal y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, atenuaron riesgos de una mayor inflación, mientras que algunos mercados como Inglaterra y Japón permanecen cerrados por feriado.

El rendimiento de los bonos a 10 años se ubica en 1.61 por ciento, mientras que el mercado está a la espera de validar datos manufactureros y de expectativas.

El presidente Joe Biden pretende buscar algún apoyo republicano para su ambicioso plan de 4 billones de dólares que reformularía el papel del gobierno en la economía estadounidense. Si bien el paquete de ayuda COVID-19 de 1.9 billones de dólares se aprobó sin votos republicanos, hay partes del paquete de infraestructura que el partido podría aceptar. Los líderes del Congreso fueron convocados a una reunión en la Casa Blanca el 12 de mayo.

El plan para aumentar los impuestos y financiar nuevos programas de gasto es parte de un esfuerzo más amplio de la administración de Biden para tomar medidas sobre la desigualdad de riqueza en Estados Unidos. Si bien la mayor factura fiscal preocupará a los ricos, también hay dudas sobre las implicaciones inflacionarias de tanto dinero nuevo.

Yellen trató ayer de disipar esos temores diciendo que no cree que la inflación sea un problema y que incluso, si surgiera, hay herramientas para abordarlo.

En México, por la mañana se publicó el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) correspondiente al mes de abril, que mostró una reducción del pesimismo en los cuatro sectores encuestados (manufactura, comercio, construcción y servicios). Sin embargo, todos los sectores permanecen bajo el umbral de optimismo de 50 puntos. El indicador que continúa más rezagado es el de construcción, registrando un avance mensual de 0.8 puntos, ubicándose en 46.1 puntos.