Estados

AMLO presenta propuesta sobre presa El Zapotillo: ‘No inundará comunidades de Jalisco’

El presidente reconoció que aún se debe buscar una alternativa para León, Guanajuato, que en el proyecto original sí recibiría parte del agua.

Con la premisa de “no es lo deseable, es lo posible en términos técnicos”, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una propuesta a los habitantes de las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, para concluir la presa El Zapotillo, y se comprometió a reducir la altura de la cortina y con esto el volumen de agua para evitar que se inunden estos tres poblados.

Fue acompañado por el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro, quien respaldó la propuesta, y se comprometió a firmar un decreto y un seguro en los que el gobierno federal garantiza hacerse cargo de posibles daños en un futuro.

La propuesta es mantener la cortina de la presa en 80 metros y no subirla a 105 metros, como se planeaba originalmente, y se le harán obras adicionales para la seguridad de los habitantes, mediante compuertas automatizadas que se cerrarán en el temporal de lluvia y se abrirán en el estiaje, lo que garantizará el aprovechamiento del agua del Río Verde que daría suministro al área Metropolitana de Guadalajara (AMG) de 3.5 metros cúbicos por segundo.


“El Gobierno del estado comparte la propuesta que ha hecho Conagua, que consideramos resuelve los problemas que tenemos enfrente, lograr 3.5 metros cúbicos por segundo para nosotros es una solución muy importante para el déficit de la ciudad y sobre todo creemos que ahora con esta medida de operación de la presa, de regular los niveles de operación de la presa para las tres poblaciones, pues el conflicto político quedaría resuelto, es decir, la demanda de que no se inunden los pueblos se estaría cumpliendo”, puntualizó el mandatario jalisciense.

Alfaro Ramírez avaló que, al no inundar a las poblaciones, el cauce de agua que reciba la AMG se derivaría para su distribución con el Sistema el Purgatorio, en el que se invertirá dinero estatal y federal.

Agregó que se trata de una tarea inaplazable luego de haber vivido la peor sequía que afectó a 600 mil jaliscienses que sufrieron el desabasto de agua en este estiaje.

“Si no se van a inundar las poblaciones pues ya no se debería de hablar de un problema político, si el agua se va a quedar en Jalisco ya no debería de haber un problema y por supuesto si el agua que va a generarse en esta presa nos permite resolver el abasto de la ciudad más importante del país pues nos parece que lo que estamos haciendo es tomar decisiones por el beneficio de las futuras generaciones y esto se reconoce y se agradece”, dijo.


El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que la próxima semana el titular de Conagua, Germán Martínez, presentará la solución a los pobladores de las tres comunidades en la plaza de Temacapulín, y anunció que regresará en un mes para dar seguimiento al tema.

“La buena nueva es decirles: no se va a inundar y darles la garantía de que eso no va suceder; explicar técnicamente por qué y asumir nosotros la responsabilidad de cualquier siniestro, de cualquier situación extraordinaria, algo no previsto, de cualquier cosa que pudiese suceder”.

“Como una especie de seguro donde el Gobierno Federal se compromete a hacerse cargo de daños posibles que con el tiempo pudiesen afectar a los tres pueblos. Yo firmaría ese compromiso y lo elevaríamos a rango de ley mediante un decreto para que estén complemente seguros de que no va a suceder nada que afecte a los pueblos, que no se va a inundar”, explicó.

López Obrador pidió que en este tema los manipuladores se hagan a un lado y no pongan sus intereses personales por delante. “No queremos politiquería, que no se metan”, dijo a vecinos de la región.

El presidente reconoció que aún se debe buscar una alternativa para la ciudad de León, Guanajuato, que en el proyecto original recibiría parte del agua, y destacó que en la obra ya se han invertido más de seis mil millones de pesos, y lleva quince años sin poder terminarse.

Las obras de Conagua descartan los diques, y se trabajara en la instalación de compuertas y reforzamiento de la obra de desvío existente. Para brindar seguridad estructural, hidrológica e hidráulica a la presa, se concluirá la construcción del tanque amortiguador y otras acciones constructivas complementarias.

Presa de dudas por acciones fallidas e inconclusas

La historia del proyecto comenzó a escribirse desde la gestión, como presidente, de Ernesto Zedillo, quien puso al Río Verde como una opción para dotar de agua a Jalisco y a Guanajuato mediante dos presas: El Zapotillo para los Altos y León, y Arcediano para Guadalajara.

Sin embargo se anuló el proyecto de Arcediano, en 2007, y el entonces gobernador Emilio González Márquez autorizó adecuaciones a la altura de la cortina de El Zapotillo a 105 metros para ampliar su capacidad de almacenamiento a 911 millones de metros cúbicos y conseguir 3.0 metros cúbicos para la Zona Metropolitana de Guadalajara. El problema es que el mandatario no tenia la autorización del congreso local y la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó frenar la obra.

Guanajuato destinó un presupuesto a la construcción del vaso, y en octubre de 2011 se licitó la construcción del acueducto El Zapotillo-León, Guanajuato, se le concesionó a la empresa española Abengoa, que por 25 años llevaría agua a la capital guanajuatense com modernas plantas de bombeo y una planta potabilizadora, a un costo de seis mil 866 millones de pesos.

Todo quedó en el olvido, y actualmente, a un costado de la autopista León-Aguascalientes, se aprecia enormes tubos negros, que contrastan con el paisaje rural, que se utilizarían para formar el acueducto que llevaría agua de El Zapotillo.

En agosto de 2017, Abengoa renunció a la concesión, aunque su filial Concesionaria del Acueducto El Zapotillo, S.A. de C.V., reclama a la CNA, sin haber construido un solo metro, el pago de cinco mil millones de pesos establecidos como indemnización, y su argumento es que la comisión no cumplió con la entrega de las tierras liberadas para que se construyera el acueducto.