Espectáculos

De beisbolista a mafioso: 5 películas imperdibles de Ray Liotta

El actor, con cuatro décadas de carrera en cine y televisión, murió cuando filmaba en República Dominicana.

Ray Liotta se destacó como villano, pero en su carrera por Hollywood –que se prolongó por más de cuatro décadas- formó parte del elenco de exitosas producciones en donde compartió créditos con Robert De Niro o Brad Pitt.

El actor estadounidense, quien murió a los 67 años mientras estaba dormido durante la filmación de Dangerous Waters en República Dominicana, debutó en la televisión en los ochentas. Acá te contamos más sobre algunas de sus películas.

Algo salvaje (1986)

Dirigido por Jonathan Demme, el actor se puso en los zapatos de un exconvicto en uno de sus primeros proyectos importantes, que lo hizo acreedor a una nominación a los Globos de Oro.

Jeff Daniels y Melanie Griffith también son parte de la comedia con una mezcla de thriller y acción.

Buenos Muchachos (1990)

Liotta interpretó al personaje de Henry Hill, un mafioso. Bajo la cámara de Martin Scorsese trabajó junto a Robert De Niro y Joe Pesci, aunque tuvo que pelear por quedarse con el papel ya que entonces no era tan reconocido.

“Que yo recuerde, desde que tuve uso de razón, quise ser un gánster”, dijo en una de las primeras escenas. El drama criminal basado en un hecho real –con nominaciones en seis categorías de los premios Óscar- sigue el ascenso y caída de tres delincuentes.

Mátalos suavemente (2012)

Protagonizada por Brad Pitt bajo la dirección de Andrew Dominik, Liotta se convirtió en Markie Trattman, un jugador de póker que le pagó a dos hombres robar su propio juego ilegal, por lo que nuevos ladrones buscan inculparlo de un nuevo atraco.

La historia, basada en una novela escrita por George V. Higgins, se desarrolla durante la crisis financiera estadounidense y la campaña electoral presidencial.

El campo de los sueños (1989)

En este filme de Phil Alden Robinson el actor da vida al beisbolista profesional ‘Shoeless’ Joe Jackson de los Chicago White Sox. Este proyecto contó con tres nominaciones a los premios de La Academia como mejor película, mejor guion adaptado y mejor banda sonora.

Cuando el protagonista (Kevin Costner) construye un campo de juego que vio en un sueño, se encuentra con Jackson, quien le pide invitar a otros peloteros, que son siete jugadores sancionados en el escándalo de los Medias Negras, en 1919.

Hannibal (2001)

Ambientada diez años después de El silencio de los inocentes (1991), Ridley Scott se enfocó en la secuela que se basa en uno de los sobrevivientes de Hannibal Lecter, quien busca capturarlo para torturarlo y matarlo con la ayuda de Paul Krendler, el personaje de Liotta, un empleado corrupto del Departamento de Justicia.

Una de las escenas que pasó a la historia es cuando Lecter le sirve a Paul su propio cerebro mientras estaba vivo. El papel de Jodie Foster como Clarice recayó en Julianne Moore.