Espectáculos

‘Estaba bastante apestoso’: Ridley Scott abandonó ‘Dune’ por su desencanto con la Ciudad de México

El director de ‘House of Gucci’ aseguró que viajó al país y no le gustaron los pisos de tierra del estudio.

En plena promoción de su más reciente película House of Gucci, protagonizada por Lady Gaga y Adam Driver, el director de cine Ridley Scott contó algunas de las razones por las que abandonó el proyecto de Dune, que finalmente se terminó rodando bajo la dirección de David Lynch con un estreno en 1984.

Quien está detrás de trabajos como Alien, Thelma & Louise, Gladiator y The Martian, contó en una entrevista con Games Radar que se retiró debido a su disgusto por la Ciudad de México, lugar en el que era más accesible la filmación.

Hicimos una muy buena versión de Dune, porque al principio trabajaba muy de cerca con el escritor. Siempre estaba concentrando el aspecto de la película, en lo que se estaba escribiendo”, comenzó.


Con un guión que aprobaron tanto él mismo como el productor italiano Dino De Laurentiis, éste le propuso México como el destino para las locaciones. Especialmente los Estudios Churubusco, en la Ciudad de México.

“Dino dijo: ‘es caro, vamos a tener que hacerlo en México’. Le dije ‘¿qué?’ Y respondió: ‘México’. Entonces me envió a la Ciudad de México. Y con el mayor respeto a la Ciudad de México, en esos días (estaba) bastante apestoso. No me encantó. Fui al estudio en la Ciudad de México donde los pisos eran de tierra en el estudio. Dije: ‘No, Dino, no quiero hacer de esto una dificultad’. Así que me eché atrás y en su lugar pasé a Legend”, explicó.

Scott entonces comenzó a trabajar con un elenco conformado por Tom Cruise, Mia Sara, Tim Curry y dejó a Lynch hacer lo propio con actores como Kyle MacLachlan, Silvana Mangano, Brad Dourif y José Ferrer. El primer intento por realizar la adaptación de la novela de Frank Herbert fue de Alejandro Jodorowsky, pero el proyecto se retrasó tanto que terminó por abandonarse hasta que Lynch tomó la batuta, aunque en taquillas no le fue nada bien.