Empresas

Grupo Carso se deslinda de accidente de Línea 12 del metro

El conglomerado de construcción dijo que entregó en el 2013 la obra, a satisfacción de las autoridades capitalinas.

Grupo Carso dijo que su subsidiaria Carso Infraestructura y Construcción (CICSA) no causó, ni es responsable del lamentable evento del pasado 3 de mayo en la Línea 12 del metro.

“La Línea 12 es operada y supervisada de manera independiente por el STC-Metro desde que el consorcio entre CICSA-ICA-Alstom la entregó a satisfacción del GCDMX en el año 2013″, dijo la firma en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

No obstante lo anterior y a pesar de las diferencias sustanciales existentes entre los dictámenes periciales y los estudios técnicos sobre las causas de este lamentable evento preparados a petición de CICSA, y los realizados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, con el objeto de no prolongar más la rehabilitación y reforzamiento del tramo metálico elevado de la Línea 12 del metro, CICSA ha coincidido en resolver anticipadamente los procedimientos legales asociados a este lamentable evento mediante la firma de los mecanismos convencionales antes referidos.



Asimismo, CICSA informó que ha manifestado a la fiscalía su interés en participar en el fondo de indemnización complementaria para víctimas anunciado la semana pasada por la propia Fiscalía.

“CICSA se ha reservado derechos para ejercer acciones legales para reclamar el pago de las cantidades que erogue con motivo de la celebración de los convenios y actos jurídicos antes referidos contra los terceros que corresponda”, dijo la empresa.

También firmó un acuerdo para realizar la rehabilitación que abarca la reparación del tramo colapsado el pasado mayo entre las estaciones “Olivos-Tezonco” y el reforzamiento del tramo metálico elevado construido por CICSA y entregado al GCDMX desde el año de 2013, para que dicho tramo elevado se ajuste a las nuevas exigencias del Reglamento de Construcciones de la Ciudad de México, modificado en 2017, para implementar estándares más robustos en seguridad estructural con motivo del sismo ocurrido en septiembre de ese mismo año.

El diseño y proyecto ejecutivo para la realización de estos trabajos será responsabilidad del GCDMX y del Comité Técnico Asesor integrado por expertos que conformó el GCDMX para el diseño de los trabajos.