Empresas

E-commerce y las ‘dark kitchens’ impulsan 10% la demanda de bodegas

Alsea, Vips, Chilis, Hooters, CMR, Mercado Libre, FedEx y Amazon son algunas de las empresas que más rentaron; Multibodegas, Fibra Storage, U-Storage y Guardabox destacan entre las beneficiadas.

La aceleración del comercio electrónico y el surgimiento de las llamadas dark kitchens y dark stores, además del cierre de más de un millón de negocios el año pasado, impulsó 10 por ciento la demanda de bodegas de autoalmacenaje en México en 2020, lo que benefició a firmas como Fibra Storage, U-Storage, Mutibodegas y Guardabox.

Alejandro Cabrera Parkman, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Auto Almacenaje (AMDAAC), que agrupa a 15 de las principales firmas de almacenamiento, explicó que la demanda de estos espacios creció, en parte, debido a que muchos negocios que cerraron tuvieron que buscar espacios para guardar su inventario, maquinaria y equipos, hasta poder recuperarse.

El año pasado se calcula que al menos un millón 10 mil 857 negocios cerraron sus puertas definitivamente, producto de la crisis por el COVID-19, de acuerdo con el INEGI.

“Debido a la crisis sanitaria los rubros que fueron afectados directamente son los restaurantes, centros comerciales, escuelas, gimnasios y oficinas, esos clientes nos buscan para almacenar sus cosas”, dijo.

Destacó que, ante esta situación, en promedio en las 92 sucursales que agrupa la organización se han ofrecido descuentos y disminuyó cerca de 10 por ciento el arrendamiento.

Meses antes de la pandemia, el mercado de autoalmacenaje en México, principalmente en la Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Puebla, Nuevo León y Quintana Roo, era dominado por la demanda de 50 por ciento del sector residencial como ‘una extensión’ para guardar cosas del hogar, pero por la pandemia esta tendencia se podría revertir.

“En el mercado comercial es donde yo creo que se va a dar un incremento por los segmentos afectados. Generalmente la demanda es un 60 por ciento residencial y 40 por ciento comercial, bajo un escenario normal. Todavía no hemos medido, pero yo creo que (el sector comercial) puede subir unos 10 puntos, es decir pesar 50 por ciento”, agregó.

Diego Ysita, CEO de Fibra Storage, el jugador más grande de auto almacenaje del país, dijo a El Financiero que, a raíz de la pandemia, muchas empresas de logística, e-commerce y servicios, tuvieron que replantear sus formas de entregar, almacenar o distribuir en toda su cadena de suministro.

“En la parte comercial vimos un incremento aproximadamente del 10 por ciento en la demanda, sobre todo fue motivado de estos nuevos conceptos que empezaron a crearse o acelerarse, por ejemplo, la entrega en línea, el concepto de los dark kitchen, los dark stores, entregas el mismo día”, aseguró.

El año pasado muchas empresas y cadenas de restaurantes como Alsea, Vips, Chilis, Hooters y CMR, entre otras, además de firmas como Mercado Libre, FedEx y Amazon, aumentaron sus operaciones a través de dark kitchens y dark stores localizadas dentro de la ciudad o en la llamada última milla.

“Damos servicios desde Amazon hasta pequeños distribuidores, por ejemplo, hay una empresa que se llama Conejito de Trapo que tiene distribución de bienes y productos para bebés”, comentó.

Ysita agregó que el cierre de restaurantes por la pandemia, que sólo en el Valle de México afectó a más de 120 mil negocios, y de oficinas con una desocupación de más de 400 mil metros cuadrados, también impulsó la demanda corporativa de mini bodegas para guardar mobiliario y computadoras.

“A la empresa más tradicional también le impactó muchísimo el cambio, entonces tuvieron que replantear sus espacios de oficina, áreas de trabajo, tuvimos mucha demanda de empresas que estaban reordenando sus restaurantes o que desafortunadamente tuvieron que cerrar”, detalló.

Asfixian cierres en el centro

Rosa Saed, directora general de Self Storage, firma que tiene alrededor de 500 mini bodegas en la Ciudad de México, de las cuales tiene ocupadas actualmente el 80 por ciento afirmó que, a raíz de la emergencia sanitaria los principales afectados fueron los comerciantes del centro histórico por los cierres a los negocios y la falta de dinero para pagar las rentas.

“Tengo muchos clientes comerciales afectados por la pandemia, porque empezaron a dejar de tener sus negocios, la gente que tenía tiendas dejó de trabajar meses, luego vino otra vez el semáforo rojo en diciembre y afectó muchísimo”, dijo.

En ese sentido, la directora general de Self Storage advirtió que un tercer nuevo cierre de operaciones, como el que ocurrió en diciembre del año pasado, podría causar afectaciones mayores a los negocios, así como a las compañías de rentas de bodegas.

Finalmente, la crisis sanitaria por el COVID-19 también provocó retrasos en inversiones para nuevos proyectos de mini bodegas, por lo que los desarrolladores y propietarios trabajan a marchas forzadas para reactivar proyectos este 2021.

“Sí hubo un freno de inversiones a nivel nacional importante, nuevas instalaciones, planes importantes de expansión. Tuvimos freno en dos instalaciones nuevas el año pasado, una en Querétaro y en Ciudad de México, las cuales estamos reactivando este año”, aseguró Alejandro Cabrera Parkman, CEO de Multibodegas y vicepresidente de la AMDAAC.

También lee: Mercado negro de pruebas COVID: Falsos negativos se venden hasta en mil pesos