Economía

Transición de México a cero emisiones de carbono será titánica: Irene Espinosa

La subgobernadora del Banxico apuntó que se requieren transformaciones estructurales profundas, de inversión cuantiosa, tecnología y diferentes capacidades de empleo.

México es una economía intensiva en el uso de carbono y para transitar hacia emisiones netas cero se requerirán transformaciones estructurales profundas e inversión cuantiosa. Sin duda, de lograrse será una hazaña titánica, aseguró Irene Espinosa Cantellano, subgobernadora del Banco de México (Banxico).

Indicó que en el país se ha avanzado en la definición y métricas de la sustentabilidad, en la movilización de capital, en la medición de riesgos climáticos y criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) y la divulgación de información y adopción de dichos estándares, pero aún se tienen retos pendientes.

Entre ellos, dijo que se encuentran los riesgos físicos que son inmediatos, que si bien en el país se han desarrollado soluciones financieras para cubrir y prevenir riesgos, todavía no se puede hablar de contar con un abanico de resultados positivos ni de contar con mucha experiencias basada en la naturaleza.

“El segundo reto hacia adelante es cómo atender los riesgos de transición. México es una economía intensiva en carbono y para transitar hacia las emisiones netas cero lo vemos realmente como una hazaña titánica. Vamos a requerir de transformaciones estructurales profundas, de inversión cuantiosa, tecnología, diferentes capacidades de empleo, capacitación y necesitamos también modificar los hábitos de consumo. Creo que ahí tenemos un reto titánico”, expresó Espinosa Cantellano.

También mencionó que se tiene el desafío de no cumplir con esta transición, lo que provocaría que la economía mexicana no llegará a ser limpia y se perdería competitividad a la vez que el flujo de las inversiones podría disminuir, inhibiendo el desarrollo y el crecimiento potencial del país.

“Creo que es una agenda muy retadora, tenemos que actuar. Sabemos que el actuar y atender estos riesgos tiene costos para la economía, pero sin duda tiene mucho mayor costo el no actual. Tenemos una enorme oportunidad hoy en día, después de los acuerdos en la COP 26″, expresó.

La subgobernadora del Banco Central también indicó que la participación de las autoridades financieras en las finanzas verdes no es por moda, sino por mandato, porque el cambio climático es un riesgo para la estabilidad del sector.