Economía

A Biden no le gustan los precios altos del petróleo... y liberará reservas de EU para bajarlos

32 millones de barriles serán liberados de la reserva estadounidense en los próximos meses. 18 millones son parte de una liberación autorizada previamente.

Estados Unidos liberará 50 millones de barriles de crudo de sus reservas estratégicas junto con China, Japón, India, Corea del Sur y el Reino Unido, en un intento coordinado sin precedentes de los mayores consumidores de petróleo del mundo para controlar los precios que podrían provocar una reacción violenta por parte de la OPEP+.

De esa cantidad, 32 millones serán liberados de la Reserva Estratégica de Petróleo de EU como intercambio durante los próximos meses, mientras que 18 millones provendrán de una liberación acelerada de ventas autorizadas previamente, dijo la Casa Blanca en un comunicado este martes. Representa una de las mayores liberaciones de la reserva, superando las intervenciones de Estados Unidos en medio de los disturbios libios en 2011 y la Operación Tormenta del Desierto en 1991.

Un alto funcionario de la administración dijo a los periodistas este martes que los barriles comenzarían a moverse a mediados o finales de diciembre. La administración está preparada para tomar medidas adicionales no especificadas, si es necesario, dijo la Casa Blanca.


Los futuros del petróleo en Nueva York redujeron las pérdidas para cotizar a 76.39 dólares el barril a las 7:44 horas en Nueva York después de haber caído hasta 1.9 por ciento antes, ya que los inversores consideraron que la mayor parte de la liberación de crudo deberá devolverse a la reserva.

La decisión del presidente Joe Biden de descargar colectivamente el crudo almacenado después de que los países de la OPEP+ rechazaran los llamados para aumentar significativamente la producción marca una victoria diplomática para EU, y un desafío al control que Arabia Saudita, Rusia y otros productores de la OPEP+ tienen en el mercado.

Pero no está exento de riesgos. Los funcionarios de la OPEP+ advirtieron que es probable que respondan cancelando los planes para impulsar su propia producción, negando la adición de petróleo almacenado al mercado. El enfrentamiento establece una lucha por el control del mercado energético mundial.

La pelea amenaza con agitar la geopolítica del petróleo. Está en juego el precio de la materia prima más importante del mundo, mientras los políticos y los banqueros centrales se enfrentan al aumento inflacionario más fuerte en más de una década. También muestra la tensa relación entre Washington y Riad, tradicionalmente una piedra angular de las relaciones de Estados Unidos en el Medio Oriente.


“El enfoque del mercado ha cambiado de la publicación a cómo la OPEP+ responderá a lo que la Casa Blanca llama un ‘mensaje a los saudíes’”, declaró Bob McNally, presidente de la consultora Rapidan Energy Group y ex funcionario de la Casa Blanca durante la presidencia de George W. Bush. “Si se trata de una prueba de voluntad y capacidades entre un puñado de tenedores de reservas de petróleo estratégicas liderados por EU y la OPEP+, el mercado probablemente apostaría a que prevalezca este último”.

Según el plan, Estados Unidos llevará a cabo los intercambios durante varios meses, y las compañías petroleras tomarán posesión del crudo de vez en cuando y luego devolverán los suministros a la reserva más tarde, cuando los precios hayan bajado.

Los altos funcionarios de la administración dijeron que el plan de liberación de petróleo de dos frentes, el resultado de meses de discusión y diplomacia, se adapta a las condiciones actuales del mercado, y se espera que los precios del petróleo, que son altos, caigan en los próximos meses.