Culturas

Lele y Dönxu: las muñecas otomíes que dan identidad e ingresos a artesanos de Querétaro

Se han convertido en una esperanza de recuperación económica tras el confinamiento por la pandemia.

El estado mexicano de Querétaro se distingue por su pujante industria automotriz y aeronáutica, pero también por las artesanías otomíes que ahí se elaboran y han puesto su cultura y tradiciones en el mapa internacional, siendo además el sustento económico de muchas familias.

Lele y Dönxu son dos muñecas artesanales que se elaboran en el municipio de Amealco, la primera representa a la comunidad de Santiago Mexquititlán y la segunda a San Ildefonso Tultepec, ambas nombradas en 2018 como Patrimonio Cultural de Querétaro.

Estas muñequitas de trapo bordadas a mano, comparten la tradición y herencia de las comunidades, además de que se han convertido en fuente de empleo para más de 10 mil indígenas en la región, quienes han hecho de sus artesanías una forma de vida.


Nadie conoce exactamente cuándo nació la tradicional muñeca de trapo o dónde se originó.

Los otomíes son unos de los 68 pueblos originarios de México, cada uno con su lengua propia.

Símbolo y valía económica

Las muñecas se han convertido en un estandarte de los indígenas otomíes y de Querétaro, pues no solo representan una pieza artesanal para vender, también ha formado parte de su historia como niños dentro de la comunidad.

Pues al no haber recursos para comprar una muñeca de plástico, la muñeca de tela ha sido la aliada perfecta de juegos e historias de decenas de niños de la región.

En motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, Silvia Pascual García, integrante del grupo de artesanas Dontxu, narró este domingo la importancia que han tomado Lele y Dönxu para la comunidad.

Por diminutas que sean, estas muñecas se han convertido en una esperanza de recuperación económica para los artesanos que perdieron completamente sus ventas desde el inicio de la pandemia por COVID-19.

“Antes de que llegara el COVID, estábamos a un 100 por ciento, pero una vez que llegó la pandemia las ventas se desplomaron y ahora estamos entre 20-25 por ciento, no estamos ni siquiera a la mitad”, lamentó.

Este golpe mundial orilló a los artesanos a vender todo lo que pudieran para poder comprar alimentos y pagar servicios, entre otras necesidades básicas, para hacer frente a la baja en ventas y la falta de ingresos.

Unión

Como parte de la estrategia de recuperación económica, grupos indígenas han decidido unir esfuerzos para integrar opciones distintas para los turistas y visitantes; tal fue el caso del grupo de artesana Dontxu que se unió al Grupo Dix’a’y, que se dedica a la elaboración de medicina antigua, pomadas y jabones artesanales.

Ambos grupos, además de ofrecer sus productos ya terminados, también dan talleres que le permiten a los turistas realizar sus propias creaciones y adentrarse en el mundo de la fabricación de productos artesanales.

“También es una forma de concientizar a que no nos regateen, porque no son nada sencillos de elaborar. (...) Nos cansamos de la vista, de la espalda. Cuando ellos (los turistas) terminan la muñeca es cuando dicen: ‘La verdad, están regalando su trabajo’”, agregó.

Lele en semáforo peatonal

Recientemente, el municipio de Querétaro colocó a la muñeca Lele en un semáforo peatonal ubicado en el centro histórico de la capital del estado, como una estrategia de concienciación social y de ser un agente de cambio para niños y adultos.

Conforme cambian los colores del semáforo, Lele cambia de dinámica e incluso camina cuando está el verde.

“La idea de colocar la imagen de Lele en un semáforo peatonal nace en una analogía de los semáforos peatonales en Berlín, en donde buscando un ícono propio para la ciudad, que además de hacer funcionalidad turística, se enfocara en cuestiones de seguridad vial”, explicó a medios Saúl Obregón Biosca, secretario de Movilidad del municipio de Querétaro.

Al respecto, Silvia Pascual resaltó que esto favorecerá a recobrar sus ventas, pues le recordará a la población lo que representa la muñeca, además de que Lele se convertirá también en un agente vial que ayude a reforzar los valores olvidados.

El municipio de Querétaro prevé instalar 76 semáforos peatonales con Lele en el primer cuadro de la ciudad, para lo que invertirán más de un millón de pesos, (unos 50 mil dólares), los cuales estarán listos para la primera semana de septiembre.