Ciencia

‘Lucy in the sky with diamonds’ La sonda inicia aventura de 12 años para descubrir origen del Sistema Solar

La nave espacial va cargada de diamantes cultivados en laboratorio.

Una nave espacial de la NASA llamada Lucy despegó hacia el cielo antes del amanecer del sábado desde Cabo Cañaveral, Florida, literalmente cargada de diamantes, en una misión de 12 años para explorar un récord de ocho asteroides.

La nave porta un disco hecho de diamantes cultivados en laboratorio para uno de sus instrumentos científicos.

Siete de las atractivas y misteriosas rocas espaciales se encuentran entre enjambres de asteroides que pululan en la órbita de Júpiter y que se cree que son los restos prístinos de la formación de los planetas de nuestro sistema solar. Esta es la primera misión que se dirige a ellos.


Un cohete Atlas V despegó llevando a Lucy, que hará un viaje indirecto que abarca casi 6 mil 300 millones de kilómetros, antes de alcanzar su octavo y último objetivo en 2033.

Los investigadores se emocionaron al describir el lanzamiento exitoso: el científico principal Hal Levison dijo que fue como presenciar el nacimiento de un bebé. “¡Vamos, Lucy!” gritó.

Lucy toma su nombre de los restos óseos de un antepasado humano de 3.2 millones de años encontrados en Etiopía hace casi medio siglo. Ese descubrimiento recibió su nombre de la canción de los Beatles de 1967 “Lucy in the Sky with Diamonds”, lo que llevó a la NASA a enviar la nave espacial volando con las letras de los miembros de la banda y las palabras de sabiduría de otras luminarias impresas en una placa.

En un video pregrabado para la NASA, el baterista de The Beatles, Ringo Starr, rindió homenaje a su difunto colega John Lennon, a quien se le atribuye haber escrito la canción.


“Estoy muy emocionado, Lucy regresará al cielo con diamantes. A Johnny le encantaría”, dijo Starr. “De todos modos, si conoces a alguien allá arriba, Lucy, dale paz y amor de mi parte”.

La sonda Lucy es la primera de varias en salir al espacio hacia los enjambres de asteroides. Un mes después, la nave espacial Dart perseguirá un doble asteroide más cerca de casa. La misión terminará cuando Dart embista a la luna del asteroide principal para cambiar su órbita, un experimento que algún día podría salvar a la Tierra de una roca que se aproxime.

El próximo verano, una nave espacial se lanzará a un mundo de metales raros: un asteroide de níquel y hierro que podría ser el núcleo expuesto de lo que una vez fue un planeta. Un par de naves de compañía más pequeñas, del tamaño de maletas, se desprenderán de otro conjunto de asteroides dobles.

Y en 2023, una cápsula espacial caerá en paracaídas en el desierto de Utah con las primeras muestras de la NASA de un asteroide, recolectadas el año pasado por el robot excavador Osiris-Rex. Las muestras son de Bennu, una roca con escombros y cantos rodados que podría poner en peligro la Tierra dentro de un par de siglos.

No hay nada mejor para comprender cómo se formó nuestro sistema solar hace 4 mil 600 millones de años, dijo el científico principal de Lucy, Hal Levison del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado. “Son los fósiles de la formación de los planetas”.

China y Rusia harán equipo para una misión de asteroides a finales de esta década. Emiratos Árabes Unidos también planea visitar los asteroides en los próximos años.