Border

Incendios forestales se ‘fusionan’ en Nuevo México y amenazan con arrasar zonas rurales

Más de una docena de incendios de tamaño considerable ardían en Arizona y Nuevo México.

Maggie Mulligan contó que sus perros podían sentir el pánico cuando ella y su esposo los recogían, tristes por tener que dejar atrás a los caballos y huían de un incendio forestal que avanzaba rápidamente hacia su casa, en el noreste de Nuevo México.

“No sabemos qué sigue”, dijo. “No sabemos si podemos volver por los caballos”.

Mulligan y su esposo, Bill Gombas, de 67 años, se encontraban entre los ansiosos residentes que rápidamente empacaron y evacuaron sus hogares el viernes antes de los amenazantes incendios forestales en el oeste avivados por condiciones secas de yesca y vientos feroces.

Más de una docena de incendios de tamaño considerable ardían en Arizona y Nuevo México, destruyendo docenas de hogares y hasta el sábado arrasando con más de 451 kilómetros cuadrados.

Los vientos que aullaban el viernes seguían siendo una preocupación este sábado en el norte de Nuevo México, donde dos incendios se fusionaron y cuadruplicaron en tamaño a un total de 171 kilómetros cuadrados en montañas y praderas al noroeste de Las Vegas, Nuevo México.

Los incendios fusionados quemaron algunas estructuras, pero no había cifras disponibles, comentó el oficial de información de incendios Mike Johnson.

“Pudieron salvar algunas estructuras y sabemos que perdimos otras estructuras que no pudimos defender”, detalló.

Nubes de polvo arrastradas por el viento y columnas de humo oscurecieron los cielos cerca de los incendios, dijo Jesus Romero, subdirector del condado San Miguel.

“Toda la fealdad que trae la primavera en Nuevo México, eso es con lo que están lidiando”, subrayó.

Se estima que 500 hogares en San Miguel estaban en zonas rurales de los condados Mora y San Miguel cubiertos por órdenes de evacuación o avisos de advertencia, añadió Romero.

En otras partes de la región, el peligro de incendio en el área de Denver el viernes fue el más alto en más de una década, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, debido a temperaturas inusuales en la década de los ochenta combinadas con fuertes vientos y condiciones muy secas.

En Arizona, un incendio en el área de Flagstaff consumió 30 casas y numerosos edificios cuando las llamas arrasaron los vecindarios rurales el martes.