Border

Efecto ‘gasolinazo’: Texanos empiezan a ‘echarle ojo’ a autos eléctricos

Las compañías de autos en el estado empezaron a notar un mayor interés por este tipo de vehículos.

Con el constante incremento en el precio de la gasolina por el conflicto entre Rusia y Ucrania, los texanos ya comienzan a buscar opciones que se ajusten a su bolsillo para no gastar tanto en combustible, como lo son los autos híbridos.

Las compañías de autos en Texas empezaron a notar últimamente un mayor interés por este tipo de vehículos.

“Estamos viendo que preguntan mucho más por todo lo electrificado. Nuestros híbridos, nuestros híbridos enchufables; el interés por el bZ4X que empezará a venderse al por mayor a finales de mayo se disparó”, comentó Bob Carter, vicepresidente de ventas de Toyota North America.

Carter agregó que se incrementaron las consultas online por los vehículos híbridos en sus páginas de Toyota.com y Lexus.com

Sin embargo, aunque el interés crece por adquirir automóviles, las ventas siguen estancadas por los problemas en la cadena de suministro debido a la escasez de chips y otros componentes, lo que dificulta la producción de vehículos nuevos.

De esta manera, aunque los autos no aún no están disponibles, ya hay lista de espera o son vendidos antes de su fabricación, como ocurre con el bZ4X, el primer vehículo de Toyota con batería eléctrica total.

Al ver la creciente inclinación de los clientes hacia vehículos híbridos y eléctricos, la compañía apuesta a estos modelos y por ello los agrega gradualmente a sus filas conforme aumenta la producción y se construye mayor infraestructura de carga en los Estados Unidos.

Eventualmente Toyota planea invertir 35 mil millones de dólares en vehículos eléctricos y lanzar al mercado más de 30 modelos para el final de la década. Y para corto plazo, la empresa considera que su línea de modelos le dará ventaja sobre sus competidores, mientras los estadounidenses hacen la transición de automóviles de combustión interna a eléctricos.

“Lo único que podemos debatir es cuánto tiempo durará la transición. Y francamente, creo que estamos muy bien posicionados porque somos el único fabricante que tiene híbridos enchufables e híbridos como principal planta motriz”, señaló Carter.

Pero a medida que las cadenas de suministro se desahoguen, se puede esperar para Toyota una leve disminución de la porción que tienen en este mercado, pues otras compañías ya podrán fabricar y también apostar a este tipo de vehículos.

Con el apoyo de los decretos presidenciales en pro del uso de energías verdes, y la instalación de la fábrica de Tesla en el estado de ‘la estrella solitaria’, no hay duda que Texas será uno de los estados con la más grande flota de autos eléctricos en los próximos años.

También lee: