Border

Escuelas públicas de California deberán contar con productos menstruales

El Gobierno de California firmó una ley para que las escuelas y universidades públicas dispongan de toallas femeninas y tampones, entre otros artículos de limpieza femenina, en los sanitarios.

En el marco de peticiones de los defensores por los derechos de mujeres -quienes exigen que los productos de higiene íntima se vendan a precios más accesibles- el gobierno de California emitió una ley para que en las escuelas públicas se proporcionen estos artículos de manera gratuita.

Marisa Garza, docente de San Diego, California, indicó que en los tiempos actuales, implementar estas leyes son de gran ayuda para las adolescentes y jóvenes de bajos recursos económicos.

“Podría pensarse que todas las jovencitas llevan entre sus pertenencias un paquetito de toallas sanitarias, pero lamentablemente no es así. Yo siempre llevo en mi bolsa un paquete de toallas porque sé que a las muchachitas de pronto les llega su periodo y sufren accidentes manchando su ropa porque no estaban preparadas o porque apenas están adaptándose a este cambio en su vida”, dijo.

También ocurre que algunas no tienen recursos para comprar estos productos, sobre todo actualmente en que muchas familias siguen sin recuperarse por completo de la pandemia y el dinero que obtienen trabajando lo invierten principalmente en el pago de servicios y la compra de alimentos, comentó.

Durante la semana pasada el gobernador de California, Gavin Newsom, firmó una ley para que las escuelas y universidades públicas del estado dispongan de toallas femeninas y tampones, entre otros artículos de limpieza femenina, en los sanitarios de las estudiantes.

Cristina García, asambleísta demócrata, inició este esfuerzo desde el 2017, basando su argumento en que deben contar con estos productos de forma gratuita en los planteles de bajos ingresos y áreas desfavorables.

Esta ley indica que los productos menstruales deben estar en los servicios sanitarios en las escuelas públicas, en los grados 6 a 12, de colegios comunitarios y sistemas de la Universidad Estatal de California, a partir del año escolar 2022-2023.

García comentó que en el caso de las mujeres “nuestra biología no siempre envía advertencia anticipada cuando estamos a punto de comenzar a menstruar, lo que a menudo significa que debemos detener lo que estamos haciendo y lidiar con un periodo”.

“Así como el papel higiénico y las toallas de papel se proporcionan en prácticamente todos los baños públicos, también deberían proporcionarse los productos menstruales”, dijo.

Esta medida se presenta cuando varios estados solicitan a sus legisladores que consideren que los productos menstruales sean gratuitos en escuelas púbicas.

El grupo sin fines de lucro PERIOD, indicó que “California se une a un número creciente de estados que lideran el camino para demostrar que la equidad menstrual es una cuestión de derechos humanos”.

A través de un comunicado de prensa, la agrupación informó que “ningún estudiante debería perder tiempo de aprendizaje debido a sus períodos, punto”.

California también derogó anteriormente un impuesto sobre los productos menstruales que les cuesta a las mujeres un total estimado de $20 millones de dólares al año.

En tanto que la agrupación Women’s Voices for the Earth ha mostrado su desacuerdo contra varios estados, pues siguen imponiendo impuestos a estos artículos, como si se tratara de una compra de lujo.