Border

El Paso, Texas recuerda a las víctimas del tiroteo en supermercado

Más de 20 personas murieron en el lugar y decenas más resultaron heridas en un hecho que impactó y conmocionó a toda la comunidad fronteriza.

La estrella que se encuentra en la montaña Franklin fue encendida y apagada 23 veces la noche del 3 de agosto a fin de recordar a las víctimas del tiroteo en un supermercado de El Paso, Texas a dos años de este evento.

Asimismo, las autoridades locales tuvieron una ceremonia en el “Jardín Curativo” en donde se colocó una placa conmemorativa con el nombre de cada una de las víctimas de este crimen y en cada placa cada familia sembró un árbol a fin de recordarles con cariño.

“Ha sido muy difícil desde que recibí la llamada en la que me dijeron que mi hijo resultó herido o posiblemente herido en el Walmart, fue como si mi vida se detuviera, así que no he podido seguir adelante”, dijo Francisco Rodríguez, padre de Javier, una de las víctimas. Su hijo tenía 15 años.


El alcalde de El Paso, Óscar Leeser recordó que desde las 10:39 de la mañana, hora en que se recibió la primera llamada al número de emergencias 911, se extraña a las 23 personas que fueron asesinadas, por lo que “hoy las extrañamos y les rendimos tributo”. El tiroteo fue el 3 de agosto de 2019 en un Walmart muy cercano a la franja fronteriza con Ciudad Juárez.

Más de 20 personas murieron en el lugar y decenas más resultaron heridas en un hecho que impactó y conmocionó a toda la comunidad fronteriza. Algunas de las víctimas eran mexicanos que se encontraban de compras esa mañana.

“Alguien, por alguna extraña razón, que nunca entenderé por qué pudo conducir 11 horas para venir a hacernos daño y creo que por los próximos 100 años nos seguiremos preguntando por qué alguien vino a lastimar a la ciudad de El Paso”, dijo Leeser.

Siempre se recuerda a las víctimas, pero esta vez con mayor razón, pues se conmemora un año más del brutal y cobarde ataque contra personas inocentes “y eso es algo que jamás sabremos por qué pasó”, agregó el Mayor.

En otra ceremonia que se llevó a cabo por la mañana se dio una campanada por cada víctima mortal, se dijo su nombre y se mostró su cara en un monitor.

Artistas locales de la ciudad también salieron a las calles para dejar su huella a través de pinturas donde se recuerda a las víctimas y el dolor del ataque. En El Paso ya hay varios murales en donde se recuerda a las víctimas y se condena el ataque.

En el marco de esta conmemoración se tenía previsto que también se llevaría a cabo la audiencia judicial en contra del presunto responsable del tiroteo, Patrick Wood Crusius; sin embargo, fue necesario posponerla hasta noviembre del presente año.

Al principio se tenía programado que sería por la mañana a través de una videoconferencia, pero debido a los efectos del Coronavirus, el tribunal tiene una gran cantidad de casos atrasados en los juicios penales ante un jurado.

Como se recordará, tras el tiroteo registrado el 3 de agosto del 2019, Patrick Wood Crusius, confesó que el objetivo de su ataque era matar a la mayor cantidad de mexicanos posible.

Para esta acción utilizó un fusil de asalto WASR-10 y una vez que terminó con el ataque, él mismo se entregó a las autoridades sin oponer mínima resistencia, incluso dijo: “yo soy el atacante”.

Los datos de la policía indican que el presunto agresor vive en Allen, Texas, muy cerca de la ciudad de Dallas, por lo que condujo varias horas hasta llegar a El Paso.

Crusius dejó en internet un manifiesto que hablaba de una “invasión hispana de Texas”, por lo cual planeaba eliminar a la mayor cantidad de personas para así tener una forma de vida más sostenible para el país.