Border

Lo llamaban ‘Ayudando’, pero estaban estafando en Nuevo México

Susan K. Harris, de 74 años, y su esposo William S. Harris de 60, fueron sentenciados en un tribunal por conspiración para defraudar a los Estados Unidos, así como por otros delitos financieros.

Una jueza de Albuquerque, Nuevo México, condenó a 47 años a una mujer que a través del fideicomiso “Ayudando Guardians, Inc.” se dedicó a estafar a cientos de personas, algunos de ellos con necesidades especiales.

A través del Departamento de Justicia de Estados Unidos se informó que Susan K. Harris, de 74 años, y su esposo William S. Harris de 60, fueron sentenciados en un tribunal por conspiración para defraudar a los Estados Unidos, así como por otros delitos financieros que llevaron a cabo a través del fideicomiso que manejaban.

Ayudando Guardians Inc. era una corporación sin fines de lucro que daba tutela, consejos y administración financiera a cientos de personas, en algunos casos, personas con algunas necesidades especiales, por lo que la jueza federal del distrito, Martha Vázquez, consideró que la inculpada tenía “una codicia increíble”.

Susan Harris obtuvo una sentencia de 47 años de prisión, además de tres años de libertad condicional supervisada, en tanto que su esposo, William, tiene una condena de 15 años, seguida de tres en libertad supervisada. Además deben pagar la cantidad total de fondos robados a las víctimas.

Las investigaciones datan del 5 de diciembre del 2017 cuando se acusaron a los Harris, así como a Sharon A. More de 64 años y al hijo de Susan, Craig M. Young de 53, por varios delitos, donde se incluye conspiración para defraudar a los Estados Unidos, fraude postal, lavado de dinero y robo de identidad agravada.

La pareja huyó hasta Oklahoma, pero fueron arrestados el 15 de abril del año pasado.

De acuerdo con las investigaciones, Susan Harris “actuó como presidenta y era la propietaria del 95 por ciento de la fundación, mientras que Moore actuó como directora financiera y fue propietaria del 5 por ciento. Ambas tenían un patrón de conducta delictiva desde noviembre de 2006 hasta julio de 2017, el cual incluyó la transferencia ilegal de dinero de las cuentas de los clientes a una cuenta combinada sin ninguna justificación basada en el usuario”.

Por lo regular emitían cheques de 10 mil dólares a cuentas combinadas y los beneficiarios eran miembros de sus familias.

Las autoridades dieron a conocer que todo lo robado se utilizó para darse un estilo de vida extravagante; adquirieron casas, vehículos y embarcaciones, además de que se gastaron 4.4 millones de dólares para cubrir cargos de American Express incurridos por los acusados y sus familias.

Para Fred J. Federici, Fiscal Federal Interino del Distrito de Nuevo México, los castigos que obtuvieron fueron justos, “la conducta de los acusados al atacar a personas con necesidades especiales, a quienes se les encomendó proteger, fue a la vez repugnante y despreciable”.

Espera que este castigo también sirva como advertencia para que otras personas no cometan estos crímenes.