Border

Nuevo México se compromete a usar combustibles limpios

Nuevo México está bien posicionado para convertirse en un centro internacional de combustibles limpios, señalaron.

Los gobiernos cada día optan por nuevas leyes y programas que promueven la producción de combustible limpio. Tal es el caso en Nuevo México, donde la gobernadora Michelle Lujan-Grisham presentó una propuesta para encaminar al estado fronterizo a los estándares de combustión limpia en su agenda del 2022.

La propuesta requeriría una reducción del 10 por ciento en la intensidad de carbono del combustible utilizado para el transporte para 2030 y del 28 por ciento para 2040. Pero las empresas que fabrican, producen o refinan combustibles también tendrían la opción de comprar créditos de productores de hidrógeno u otros combustibles bajos en carbono o de empresas que reducen sus emisiones, creando un mercado, dicen los partidarios, que estimularía la inversión en energía limpia.

La noticia fue bien recibida por algunos pobladores de las zonas rurales de Nuevo México, quienes desde hace varios años optaron por cambiar a energías limpias. Tal es el caso de Rubén González, quien tiene un pequeño rancho al sur de Nuevo México, y quien desde hace varios años instaló paneles solares para satisfacer su necesidad de energía.


“Estoy de acuerdo en que debemos de usar energías limpias, pero también hace falta el apoyo para financiarlas”, comentó. “Hay personas interesadas en producir biodiesel, pero resultaba costoso y esperamos que ahora sea un proyecto que podamos realizar”.

La secretaria de Desarrollo Económico en Nuevo México, Alicia J. Keyes, dijo que el proyecto de ley conduciría a un enfoque basado en el mercado para reducir las emisiones de carbono.

Comentó que existe una ley similar en California, misma que impulsa el empleo en biomasa, eólica y solar en el estado.

California y Oregon se mantienen como líderes en estándares de combustible limpio en Estados Unidos y próximamente Nuevo México espera poder seguir por el mismo camino.


El Departamento de Medio Ambiente del estado de Nuevo México describe al sector del transporte como la segunda fuente más grande de emisiones de gases de efecto invernadero, después de la industria del petróleo y el gas.

Maddy Hayden, portavoz del Departamento de Medio Ambiente, aseguró que Nuevo México está bien posicionado para convertirse en un centro internacional de combustibles limpios, explícitamente por su proximidad a California y otros mercados occidentales, además de la geología y el clima del estado.

Un camino largo por recorrer pero que marcan la pauta para el nuevo uso de energías limpias que se vive en el resto del mundo.