Bloomberg Businessweek

Usan el sazón de las recetas de las abuelas

Cada vez más emprendedores están sacando la receta de la cocina de las abuelas para lanzar sus productos.

El mercado que se está abriendo en Estados Unidos es solo un referente de la tendencia en otros países. En la actualidad, diversos emprendedores usan las recetas y sazón de las abuelas mexicanas para competir.

Dicen que la comida de la abuela es la mejor porque la preparan con el alma y una pizca de amor, y eso es lo que las startups buscan para llegar a los anaqueles de México —mercado valuado en mil 222.8 millones de dólares—, y después a EU y el mundo.

”Es una industria muy competida, hay empresas muy grandes que están en el mercado. Cuando me nació la idea y empecé a platicar sobre el proyecto con mi familia, ellos no tenían mucha confianza en que esto pudiera salir, (...) pero cuando pasa eso tienes que darle el doble de trabajo”, compartió Alexis Aguilar, fundador de El Patrón de los Chiles. Muchos pensarían que está de más competirle a McCormick, Clemente Jacques, La Costeña, Tamazula, Herdez, Del Monte y Tajín, que tienen más del 50 por ciento del mercado, manteniendo en los últimos cinco años crecimiento constante en el orden del 7.9 por ciento anual.

Pero la realidad es que hay más paladares listos a experimentar y emprendedores que están transformando la industria e insertándose en mercados de nicho. En EU la perspectiva de crecimiento del mercado de salsas y sazonadores se mantiene en 2.67 por ciento anual, según datos de Statista.

Y en ese pastel México es una de los ganadores: de enero a noviembre de 2021, el país exportó 401.9 millones de dólares de salsas, el 73 por ciento de ello fue a EU, según la Secretaría de Economía.

El Patrón de los Chiles

Luego de haber trabajado en agencias y hacerles campañas a marcas y empresas como Carso, SAP y Bachoco, entre otras, Alexis Aguilar usó el encierro de la pandemia para “revivir” los recuerdos de su abuela Rosario Trejo.

Mucho de lo que hago y conocimientos que tengo en las salsas vienen de mi abuela; todo se comía con habanero, es algo que en la familia no encontramos en otro lado. Inconscientemente eso fue construyendo una idea sobre un negocio de salsas y nació la marca”, relató Aguilar.

La primera idea la tuvo en 2017, pero no fue hasta la pandemia, en mayo del 2020, que —aprovechando el aislamiento en el hogar— apostó por hacer los primeros envases que colocó para su venta en tiendas gourmet de la colonia Narvarte, en CDMX, y plataformas como Mercado Libre, Amazon, redes sociales y su propio sitio, consiguiendo una respuesta exponencial. Pasaron de vender 100 a mil salsas al mes; en el primer año sumaron ingresos por 900 mil pesos, que completamente se fueron a la reinversión.

El siguiente paso es formalizar su etiquetado y, aunque han tenido propuestas para exportar, por el momento buscan crecer en el mercado nacional.

Salsas Pita Valle

En una reunión de amigas, a Guadalupe Fernández le recomendaron usar su toque con las salsas y producir a mayor escala las recetas heredadas de su abuela que ella cocinaba muy bien.

Iniciaron la producción en 2004 y para 2005 entraron al proyecto de apoyo de Pymes de Walmart. Fue así como crecieron su venta y, en 2006, iniciaron su presencia en ferias de alimentos en Nueva York y California, abriéndose camino a la exportación.

La primera exportación fue en el 2006, actualmente estamos en una reestructuración, de tal forma que nos permita vender por línea, porque una de las dificultades que tuvimos es que los compradores del extranjero te piden tener bodegas, y para los volúmenes no era rentable, entonces estamos trabajando en las ventas en línea en el extranjero”, relató Carlos Zuloaga, socio fundador de Salsas Pita Valle.

La Fundidora

El mundo de las finanzas para los mexicanos Vitali y Lorena Meschoulam necesitaba un toque de picor. Después de que Lorena trabajó para un gran banco de Wall Street durante algunos años, se dio cuenta de que no podía continuar por ese camino, por lo que luego de unas clases de cocina en Brooklyn, Nueva York, ambos decidieron emprender en el negocio de las salsas.

Lo que empezó en su cocina, en mayo de 2013, les llevó casi inmediatamente después a mover su maquila a México para poder tener materia prima durante todo el año. Y así hacerle frente a los altos costos de rentar cocinas en EU.

”Abrimos tiendas poco a poco y después de eso, ya que había cierto número de establecimientos en el portafolio, entramos a supermercados pequeños, como Whole Foods, y a plataformas como Amazon. Para nosotros el siguiente paso ya es tener un plan sólido para acercarnos a inversionistas y crecer en volumen”, relató Lorena Meschoulam.

Mensualmente comercializan 20 mil frascos en los Estados Unidos, de los cuales solo mil son vendidos desde Amazon.

Mole Don Luis

Doña Chonita llevaba con ella la tradición del mole y caminaba con sus cubetas para vender en la capital; su hijo Luis Alvarado vio el potencial de negocio como una marca, y, ahora, Magali Alvarado —la tercera generación— comenzó la segmentación hacia lo gourmet y la exportación.”Luego de estudiar gastronomía me di cuenta que había la necesidad de un mole en la tendencia de lo saludable, orgánico, y de ahí salió la línea gourmet, que son tres moles con un proceso artesanal”, dijo Alvarado.

El producto se abrió camino como un platillo del restaurante Quintonil, uno de los 50 mejores restaurantes del mundo, además de anaqueles en La Castellana, Liverpool y los Duty Free de los aeropuertos, lo que les ha permitido llegar a otros países en las maletas de consumidores. Incluso, fueron finalistas de Goula Awards 2021, un reconocimiento a las buenas prácticas de negocio en la industria de alimentos y bebidas en México.

El legado que Magali quiere dejar como tercera generación es exportar en forma, porque el sueño americano no sabe igual si no se lleva un poco de las raíces.

Nuestro siguiente paso es exportar y tengo la seguridad que ya iniciando con eso va a ser otra historia para Moles Don Luis. Ubicamos que el negocio está en Estados Unidos debido a la comunidad mexicana que allá existe, por supuesto que en España también hay comunidad mexicana y restaurantes mexicanos que les interesaría”, adelantó Alvarado.

Actualmente ya iniciaron los trámites de aprobación con la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), que es el órgano regulador sanitario de Estados Unidos, pero sus trabas son algunos de los 26 ingredientes, como la almendra y la avellana.

Consulta aquí nuestra edición más reciente: