Autos

Prueba de Manejo Land Rover Defender 90: La Prueba Máxima

Hay rutas 4x4 y está la Baja 1000, uno de los desafíos todoterreno más complejos del mundo. Hoy, el que promete ser el 4x4 más capaz del planeta, sacó las garras para demostrarnos lo que puede hacer en el desierto mexicano.

La eterna promesa histórica del Best 4x4xFar (el mejor 4x4 por mucho) del Defender, se mantiene desde mediados del siglo pasado con los primeros modelos civiles que se fabricaron. Hoy, tras el enorme salto generacional del más capaz de la línea de SUV de Land Rover, decidimos ponerlo a prueba en uno de los contextos más demandantes del mundo: La Baja 1000.


Sin embargo, antes de adentrarnos en algunos de los terrenos más hostiles del mundo, hicimos algo que antes hubiera sido muy incómodo en un Defender más veterano: un viaje por carretera de más de 2,500 km desde CDMX hasta Valle de Guadalupe, en el norte de Baja California.

La idea surgió tras haber conocido a fondo en los últimos meses las sorprendentes capacidades sobre asfalto del Defender, que, si bien no es un deportivo, esta versión con 400 hp y suspensión neumática se comporta de maravilla en carreteras y autopistas secundarias, siempre bien plantado en el asfalto pese al peso y extremadamente ágil.

El viaje en realidad comenzó en Mazatlán, tras más de 1,000 km de conmutador prácticamente sin parar desde Ciudad de México. Es sorprendente como un vehículo 4x4 puede llegar a ser tan cómodo en carreteras y autopistas, incluso en altas velocidades. Esto se debe en gran medida a lo adaptable de la suspensión neumática, a la dirección con asistencia variable y a que ahora este monstruo del todoterreno utiliza una carrocería monocasco de aluminio, a diferencia de los modelos históricos con el tradicional esquema de carrocería sobre bastidor de acero. Al mismo tiempo, ahora las suspensiones utilizan un esquema independiente, algo que los más puristas del todoterreno podrían descalificar, pero que en realidad no le quitan ni un ápice de capacidad 4x4, y que al mismo tiempo mejora muchísimo la calidad de marcha, haciéndolo un auto cómodo en ciudad, carreteras y autopistas.

El Inicio de la Ruta

Ahora Defender es un vehículo que en realidad se puede disfrutar por carretera, y el escenario ideal para intimar con este concepto se presentó en este viaje. La idea era usarlo como un como un conmutador premium, una especie cápsula de escape para disfrutar de las hermosas carreteras y paisajes de la península de Baja California, entre escenarios naturales de locura, pequeños hoteles boutique y viñedos de ensueño. Como tal, el Defender es un vehículo perfecto para salir a conocer, entre el enorme techo panorámico de lona, las buenas capacidades para llevar equipaje sobre el techo, e incluso la posibilidad de remolcar un camper o vehículos de aventura y llegar con ellos a donde sea, literalmente a donde sea.

Si bien las capacidades del 110 ya las conocíamos y creemos son ideales para viajes en familia, el Defender 90, que apenas hace unos meses pisó territorio mexicano, resultó en nuestro vehículo predilecto para disfrutar en pareja de una ruta de más de 1,500 km entre La Paz y el valle de Guadalupe, pasando por hermosos lugares como Loreto y Santa Rosalía, con su encantador sabor a pueblo francés. Nuestra llegada al norte de Baja California con una obligada parada por los viñedos de la zona, fue tranquila, cómoda y el escenario ideal para prepararnos para lo que seguía, el verdadero reto.

La Baja 1000

Quizá una de las carreras más demandantes del mundo, con una ruta cambiante año con año y un clásico en el mundo de las carreras de tierra tanto para la comunidad todoterreno del norte del país como para el sur de EEUU.

Ok, no estuvimos ahí mientras se corría, pero utilizamos exactamente la misma ruta por la que se corrió la Baja 1000 de 2017, año en que esta épica carrera cumplió 50 años, y de esas pocas ocasiones en que se corrió desde Ensenada hasta La Paz.

Llenamos el tanque, colocamos un bidón extra de combustible en la rueda de refacción y arrancamos una ruta de cerca de 1,600 km por terracerías, piedras, arena, lodo, lagunas secas, salares y hasta bosques en la parte más alta de la península. Es justo aquí donde el Defender 90 saca sus mejores atributos, pues al tener una menor distancia entre ejes respecto a su hermano mayor, el ángulo ventral es mayor, permitiendo que pasemos por obstáculos aún más complicados.

Elevamos la suspensión neumática, elegimos los modos más extremos del Terrain Response 2 y nos dispusimos a cruzar la península por las rutas más complejas. Basta recordar que esta misma ruta la intentamos hacer hace más de 10 años sin éxito, pues lo demandante y peligroso del camino acabó con nuestro auto en 2009.

Hoy la historia fue muy diferente. El Land Rover Defender 90 no sólo nos comprobó ser robusto y capaz, es uno de los 4x4 de fábrica y sin modificaciones más rudos que hayamos manejado a la fecha. Empezamos por tramos de arena, piedras y muchas pendientes en el norte de la península, tramos lentos y muy técnicos que requirieron utilizar la caja reductora y hasta el bloqueo automático de diferenciales, pero que sin importar lo angosto o inclinado del camino, pudimos sortearlo hasta llegar al mítico Mike’s Sky Ranch, un famoso oasis para los pilotos de la zona, donde pasamos la noche acampando con fogata y un clima espectacular.

A nuestra aventura le siguieron varios días de caminos de tierra, arena súper suelta en playas vírgenes y azules, interminables tramos entre cactus, e incluso caminos de alta velocidad que nos llevaron justo al punto donde hace 12 años no pudimos seguir más. Pero Defender tenía aún más para darnos. Fueron en total cinco días de travesía que incluyeron atascarnos una vez en arena y otra en un lodo tan espeso como un budín de chocolate, todo por meternos donde no debíamos, pero que tras un poco de trabajo de equipo y con las tremendas capacidades 4x4, nos tomó poco tiempo salir.

Con un campamento en bosque, otro en el desierto y dos más en la playa, estábamos llegando a La Paz de regreso para descansar en un hermoso hotel en el centro de la ciudad y prepararnos para nuestro regreso en ferry a tierra firme.

Tras más de 10 días de aventura por autopistas, carreteras de montaña, veredas de tierra, playas, lagunas secas y hasta escalando cerros de piedras, el Land Rover Defender 90 pasó oficialmente a nuestra lista de los mejores y más capaces todoterreno que hayamos manejado a la fecha. Prácticamente no hay lugar al que no se pueda acceder con este, por mucho, el mejor 4x4 que conozcamos al día de hoy.

Ficha Técnica

Motor
L6, 3.0 l, turbo, 400 hp, Mild Hybrid
Transmisión
Automática de 8 velocidades, tracción integral
Desempeño
Vel. Máx. 191 km/h
0-100 km/h: 6.0 s
Rendimiento
8.5 km/l, tanque: 90 l, autonomía 796 km
Neumáticos
255/65 R19 114H M+S
Seguridad
Seis bolsas de aire, ABS, EBD, DSC, LKA, HSA, BA, BSM, CBC, RSC, ETC y TPMS
Gama de precios
De 1,745,600 a 3,069,900 MXN
Unidad probada
First Edition 90: 1,407,502 MXN