Amat Escalante vira a la ciencia ficción para retratar lo real
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Amat Escalante vira a la ciencia ficción para retratar lo real

COMPARTIR

···
menu-trigger
After Office

Amat Escalante vira a la ciencia ficción para retratar lo real

bulletLa Región Salvaje es una coproducción entre México y Dinamarca, tras recibir el León de Oro en Venecia 2016 como Mejor Director se estrena el 2 de febrero próximo en cien salas del país.

Rosario Reyes
26/01/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

“Ahogan a jotito”.

Ese titular de una nota publicada en la portada de Nota Roja.Semanario de Guanajuato desató en Amat Escalante un torbellino mental que terminó por gestar La región salvaje, cinta con la que debuta en la ciencia ficción.

“Los medios de comunicación manipulan ideas tan arraigadas en la sociedad mexicana como la homofobia o el racismo. Cuando leí ese encabezado en la prensa amarilla percibí ese prejuicio, esa discriminación. ¡En una primera plana se agredía a un hombre muerto por su preferencia sexual!”.

La muerte de aquel hombre y un intento de violación a una mujer -ambos sucesos ocurridos en Guanajuato-, inspiraron el filme fantástico, de escenas sexuales explícitas, que se ganó el León de Oro en Venecia 2016 como Mejor Director. Esta película, realizada en coproducción entre México y Dinamarca, se estrena el 2 de febrero próximo en cien salas.

Los parajes inhóspitos de Guanajuato ha sido escenario de las cuatro películas que integran el cuerpo de obra de Amat Escalante. En ese territorio, permeado por el crimen organizado, el cineasta introduce una criatura capaz de dar placer sexual a los humanos, un ser con tentáculos que necesita del sexo para sobrevivir.

,,

A través de esta alegoría freudiana, el realizador explora la relación humana con la violencia actual. “No me parece normal que estemos viéndola día a día; no es que nuestros sentimientos hacia ella estén nulificados; pero ya no es noticia. Lo cierto es que hay una atracción hacia la violencia en los lectores, en el público”, explica.

“Supongo que hay una saturación de información, pero la cruda realidad de quienes son afectados es la misma. Muchas veces escucho algo que me suena tan extremo -no en el sentido cruel, sino ridículo o chusco-, que ni siquiera podría escribirlo porque no sería creíble, pero en México hay realidades que parecen ficción, como el hecho de que no hay culpables en la mayoría de los casos de feminicidio. Se va creando una carga que para mí es como un fantasma, una monstruosidad que últimamente es más visible a través del cine”, añade.

En 2006, el cineasta autodidacta recibió el Premio de la Sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes por Sangre, su ópera prima, con la que dio inicio a una exploración de la violencia -en ese caso familiar-, una temática que también aborda en Los bastardos (2008), y en Heli (2013).

Para su cuarta cinta, contar una historias de corte realista ya no le fue suficiente para hablar de lo que sucede en México. Por ello se lanzó al territorio de la ciencia ficción.

“El elemento de la criatura me sirvió para representar una contradicción: un anhelo y rechazo a la vez de los personajes hacia sus sentimientos y su sexualidad. A través de ese elemento fantástico estaba llegando a una verdad más directa, que es lo que intento hacer con mis películas, porque mucho de lo que sucede en nuestra vida como la discriminación o la violencia hacia la mujer, tiene una raíz sexual, erótica”, señala.

“No es que esté cansado de la realidad, quise llegar a ella de una forma más íntima, más personal, en nuestras fantasías, en nuestros sueños casi. Pienso en películas que tratan temas sociales del momento desde un ángulo de terror o fantasía, como Tenemos la carne, La forma del agua, y La región salvaje se incluye en esa linea”.

Como referentes para esta película Escalante reconoce a Roman Polanski, Staley Kubrick, Lars von Trier, David Cronenberg, Stephen King, Wes Craven, Brian De Palma, y Guillermo del Toro. Aunque aún no sabe si continuará en el género, cree que el cine que filmará en el próximo sexenio continuará el retrato de un país asolado por la violencia.