Viajes

¿Se ‘muere’ el sueño de Airbnb? Anfitriones reportan menos rentas

Con el regreso a la normalidad tras la pandemia, los nómadas digitales han dejado de rentar en Airbnb.

Airbnb, la empresa que fue fundada en 2008 como una forma para que los viajeros encuentren lugares únicos y asequibles para alojarse en todo el mundo, no solo ha interrumpido la industria hotelera con su éxito, sino que también ha creado una nueva clase de compradores de vivienda: el especulador de alquiler a corto plazo.

Algunas personas compraron múltiples propiedades, renovaron casas que alguna vez estuvieron abandonadas con muebles elegantes y las alquilaron durante todo el año; otros compraron más casas de las que podían pagar y terminaron alquilando el piso inferior o una habitación individual para llegar a fin de mes.

Pero últimamente, los anfitriones se han topado con un muro: los alquileres a corto plazo en Orlando, Florida, y los suburbios circundantes vieron caer los ingresos por habitación disponible hasta 6.4 por ciento en la primera mitad de este año, según datos compilados por el economista Bram Gallagher en la firma de análisis AirDNA LLC.

Cerca del Parque Nacional Joshua Tree en California y en ciudades como Gatlinburg y Pigeon Forge en las Grandes Montañas Humeantes de Tennessee (piensa: Dollywood), los ingresos se han desplomado hasta 17 y 8.7 por ciento, respectivamente.

En línea, ha sido apodado un “Airbnbust”. La angustia progresiva sobre el fenómeno comenzó a extenderse el otoño pasado en Internet y en los grupos de chat anfitriones. Una publicación en las redes sociales se volvió viral: “¿Qué está pasando con Airbnb? No hay ni una reservación.” Hay un canal de Reddit donde los anfitriones se compadecen y comparten noticias con títulos como: “¿Está Airbnb en una espiral de muerte?”.

Eso puede ser una exageración. Como empresa, Airbnb todavía está cosechando los beneficios de un gran interés en los viajes, y la gente todavía está buscando sus listados en todo el mundo. Registró 115 millones de noches, tours y eventos reservados en el segundo trimestre, 11 por ciento más que hace un año.


El precio de sus acciones ha subido más del 60 por ciento este año, en lo alto de un reciente informe de ganancias que nombró al segundo trimestre de este año como el más rentable hasta el momento. Pero las ganancias corporativas de Airbnb tampoco cuentan toda la historia. El mercado está experimentando una sacudida que recompensará a los ganadores, con la ubicación, las comodidades y el precio correctos, y castigará a los perdedores.

¿Por qué hay una ‘crisis’ en Airbnb?

La pandemia de COVID-19 tiene mucho que ver con la agitación. Al principio, a medida que la gente buscaba refugio en ciudades abarrotadas y disfrutaba de la perspectiva de un patio y una oficina en casa, había demanda de alquileres en sitios como Airbnb y Vrbo de Expedia Group. Algunas personas que tuvieron la suerte de tener segundas residencias se refugiaron, limitando la oferta. Eso hizo que los precios se dispararan para cualquier casa disponible. Al mismo tiempo, otros compraron casas nuevas para ganar espacio y cordura, mientras que las tasas hipotecarias eran bajas y los valores de las propiedades parecían estar subiendo.

A medida que las restricciones de COVID-19 disminuyeron y las personas regresaron a sus vidas anteriores en las ciudades, alquilaron las casas que habían comprado, inundando el mercado. Airbnb terminó el año pasado con 6.6 millones de listados activos globales, excluyendo China, unos 900 mil más de los que tenía a principios de año.

A finales del segundo trimestre de este año, tenía más de 7 millones. Ese exceso ha llevado a una disminución de hasta el 13 por ciento en los ingresos de los anfitriones en 32 de los 50 mercados de alquiler a corto plazo más grandes del país en la primera mitad de este año, según AirDNA. (Por su parte, Airbnb dice que el anfitrión típico ganó un promedio de más de 14 mil dólares en 2022, casi un 88% más que en 2019).

Muchos anfitriones dijeron que han bajado los precios para que sus listados sean más competitivos. En sus resultados financieros del segundo trimestre, Airbnb informó que las tarifas diarias promedio aumentaron un 42 por ciento desde 2019 a 166 dólares, pero las tarifas en América del Norte han bajado 1 por ciento respecto al año anterior.

¿La gente ha dejado de viajar y renta menos Airbnb?

Joan Robertson y su esposo, Mark, compraron una segunda casa en Kissimmee, Florida, justo al sur de Orlando. Para ayudar a pagar la hipoteca, planearon operarla como casa de alquiler mediante Airbnb. Y no todo ha salido como esperaban.

La casera señala que había visto las publicaciones en las redes sociales sobre el colapso en reservaciones y fue advertida por su agente de bienes raíces y otros sobre el lento mercado, pero dice que es mucho peor de lo que pensaba. “Al principio, sonaba como si al rentar tu casa estuvieras reservado todo el tiempo, y podías hacer 5, 10 mil dólares al mes”, dice ella. Pero lo máximo que ha recibido ha sido 3 mil 500 al mes y, a veces, tan poco como mil “No es tanto como esperábamos”.

No es que la gente no esté viajando. Abre Instagram: Parece que la mitad de sus usuarios están en Italia ahora. Pero, ¿qué tipo de viaje y dónde ha tenido un gran impacto en los anfitriones de Airbnb en Estados Unidos? Los estadounidenses están priorizando los viajes a Europa y Asia este verano después de que parte del mundo permaneciera cerrada a los viajes internacionales el año pasado, mientras que un dólar fuerte está desalentando a los huéspedes extranjeros de visitar Estados Unidos. Las condiciones climáticas extremas, como la cúpula de calor que plagaba el suroeste y las inundaciones en el noreste, también han disuadido a los visitantes.

Los hoteles, rechazados durante la pandemia por sus áreas comunes y elevadores con gérmenes, vuelven a ser populares, sobre todo porque no piden a los huéspedes que saquen la basura. Un cambio en las políticas laborales también ha llamado a más personas a la oficina, dándoles menos flexibilidad para saltarse la ciudad durante semanas o meses a la vez.

Ganar buen dinero con un alquiler a corto plazo ya no es tan fácil como dejar la llave en el buzón y las sábanas limpias en la cama. A medida que la popularidad de Airbnb ha aumentado, también lo han hecho las expectativas de los huéspedes. El aumento de la demanda ha llevado a una alta rotación, y muchos anfitriones han llegado a depender de las empresas de gestión para ocuparse de la limpieza y el mantenimiento y, como resultado, han aumentado sus tarifas de limpieza. Con tantas propiedades disponibles, los huéspedes pueden darse el lujo de ser exigentes. Los electrodomésticos de cocina de alta gama y los muebles modernos son la nueva normalidad. Los servicios como las canchas de pickleball y la posibilidad de traer mascotas pueden ayudar a reservar listados.

Airbnb ha luchado para equilibrar las necesidades de anfitriones y huéspedes. El director ejecutivo de Airbnb, Brian Chesky, describió a los más de 4 millones de anfitriones de la compañía con sede en San Francisco como el “núcleo” del negocio, pero muchos anfitriones no estarían de acuerdo.

Airbnb ha rediseñado recientemente el sistema, facilitando a los anfitriones agregar descuentos y promociones, y agregó una nueva función llamada “Listados similares” para ayudarlos a establecer un precio competitivo. Desde que hizo el cambio, Airbnb dijo que los anfitriones han comenzado a bajar sus precios, lo que cree que creará más asequibilidad para los huéspedes y, en última instancia, más reservas para los anfitriones, aunque con menos dinero por huésped.

La crisis de anfitriones no está ocurriendo por igual en los Estados Unidos, por supuesto: los bienes raíces siempre tienen que ver con la ubicación, la oferta y la demanda.

Los huéspedes de Airbnb se ponen más exigentes

El esfuerzo adicional puede dar sus frutos: Chris Kelley se mudó a Phoenix el año pasado desde Maryland para “subirse al tren de Airbnb”, ya que se sabía que el área era rentable para alquileres a corto plazo. Ahora posee dos propiedades y administra otras dos, y ha tomado varias medidas para que sus listados se destaquen entre la docena de personas en el radio de 1 milla a su alrededor y entre cientos más en Phoenix.

Eso significa instalar una cocina al aire libre y hacer que las localidades listadas sean más deseables para las redes sociales pintando murales frente a los cuales las personas puedan tomar fotos; imagine decirle a un posible anfitrión hace unos años que los “momentos de Instagram” serían un servicio que los huéspedes esperan de su vivienda.

“Este mercado actual en el que estamos ahora definitivamente ha hecho que los anfitriones quieran ser más complacientes y tal vez hacer un esfuerzo adicional para los huéspedes”, para alentarlos a reservar o dejar una buena reseña, dijo.

También lee: