Tech

BlackBerry: Muere un ícono, el dispositivo que catapultó el trabajo a la era móvil

El emblemático celular que llegó en la década de 1990 para incorporar el trabajo en movimiento, dejó de funcionar desde este 4 de enero.

Los teléfonos clásicos de BlackBerry que trabajan con el sistema operativo y los servicios originales dejaron de funcionar a partir de este 4 de enero, lo que marca el final de una era para el famoso dispositivo que catapultó el trabajo a la era móvil.

BlackBerry, firma con sede en Ontario y anteriormente conocida como Research In Motion, cuyo emblemático celular llegó en la década de 1990 para incorporar el trabajo en movimiento, dijo que ya no se esperará que los teléfonos que operan con su software interno “funcionen de manera confiable” después de este martes, según su página web.

La medida, anunciada originalmente en 2020, acaba con un producto que sigue siendo popular hasta el día de hoy en algunas partes del mundo por su confiabilidad y seguridad.

Los dispositivos BlackBerry y sus teclados físicos una vez fueron el dispositivo móvil preferido tanto para profesionales que se mantenían al día con sus correos electrónicos como para personas más jóvenes que enviaban mensajes en su plataforma patentada.

El atractivo de la empresa decayó cuando el iPhone, de Apple, y una serie de teléfonos Android con pantallas más grandes, mejores gráficas y una mayor oferta de aplicaciones se apoderaron del mercado durante la última década.

La compañía canadiense dejó de fabricar sus propios teléfonos inteligentes en 2016, para trasladarse a un negocio solo de software y otorgar licencias de su marca y servicios a TCL Communication Technology Holdings, que continuó lanzando dispositivos hasta que terminó su acuerdo, en 2020.

Los dispositivos TCL funcionaban con el sistema operativo Android, de Alphabet, y operarán hasta agosto.

Sin embargo, la nostalgia por el nombre BlackBerry lo convirtió en una de las acciones meme de 2021, lo que provocó un gran aumento en el precio de sus acciones en enero, para luego registrar una caída igualmente pronunciada.