Salud

Nueva variante de ébola en el Congo es menos transmisible, pero más virulenta

Especialistas reportaron que los nuevos casos de ébola tiene síntomas más agresivos: una persona presentó pérdida aguda de sangre.

La variante del virus del ébola que mató a las tres personas que se sabe que lo contrajeron en la República Democrática del Congo desde abril podría ser más virulenta, según un grupo sin fines de lucro que dirige tres centros de tratamiento allí.

Una pérdida aguda de sangre fue el primer síntoma observado en los tres pacientes reportados en la remota provincia noroccidental de Equateur en el Congo, informó Baweye Mayoum Barka, el jefe de misión entrante en el país de la Alianza para la Acción Médica Internacional. Eso difiere de los casos vistos durante los dos brotes anteriores allí, en los que la mayoría comenzó con fiebre o fatiga y solo alrededor del 15 por ciento de los pacientes sufrieron hemorragias, añadió.

La secuenciación genética del virus responsable del más reciente brote indica que es diferente a la variante que provocó epidemias más grandes en 2018 y 2020, dijo Mayoum Barka. Esos brotes enfermaron a alrededor de 180 personas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Casi 300 personas que habían estado en contacto con los últimos casos están siendo monitoreadas para detectar infecciones, indicó el martes la oficina de la Región de África de la OMS. El primer paciente, un hombre de 31 años, presentó síntomas el 5 de abril y murió 16 días después en un centro de tratamiento en la ciudad de Mbandaka. Solo se han confirmado dos casos adicionales, lo que sugiere que la variante es menos transmisible, dijo Mayoum Barka.

“Parece que, si bien la tasa de reproducción es bastante baja, la virulencia del virus es muy alta”, apuntó en una entrevista el miércoles.

La enfermedad del virus del Ébola se descubrió en el Congo, el segundo país más grande de África por área terrestre, en 1976. Hasta que las vacunas y los tratamientos estuvieron disponibles en los últimos años, los brotes con tasas de mortalidad de hasta el 90 por ciento generaron con frecuencia preocupación internacional.

Los brotes de ébola de 2018 y 2020 en el Congo, los más grandes en el África subsahariana, provocaron una mortalidad del 50 al 60 por ciento, principalmente como resultado de la pérdida de líquidos causada por la diarrea aguda, indicó Mayoum Barka.

Aunque el brote actual parece estar contenido, los miembros de la comunidad afectada en Mbandaka se han mostrado reacios a someterse a pruebas, por temor a que se les pida que se aíslen en una instalación especializada, dijo Mayoum Barka. Eso está obstaculizando los esfuerzos de vigilancia de enfermedades, al igual que la reticencia a vacunarse deja a más personas vulnerables a la infección, explicó.

El 15 de mayo se identificaron unos 22 contactos como casos sospechosos de ébola. De ellos, seis murieron antes de que pudieran hacerse la prueba y 16 se negaron a ser aislados y todavía están en la comunidad, dijo.

“Necesitamos eliminar la idea de que un centro de aislamiento es un centro mortuorio”, destacó. “Esto hace que la respuesta sea muy, muy complicada”.

Un poco más de 800 personas de una población regional de alrededor de 340 mil personas han sido vacunadas, en comparación con decenas de miles en brotes más recientes.

También lee: